BODEGA ROCK ’22: Crónicas e imágenes de la XV edición con RUNA LLENA, LUJURIA, DÜNEDAIN, SNAKEYES y XERIA

0

XV EDICIÓN – 19 AGOSTO – 2022

 

HAY FESTIVALES Y FESTIVALES…

…Tras dos años sin festival debido a la pandemia, este año BODEGA ROCK tenia muchas ganas de ofrecer otra noche mágica y, lo lograron, convirtiendo de nuevo un festival modesto y humilde en un gran evento, que un año más, logró reventar la plaza mayor de la localidad de Hornillos de Eresma.

Tras muchas conversaciones con bandas y oficinas de management, BODEGA ROCK volvió a confeccionar un cartel de primer nivel, con grupos consagradas y otras no tanto, pero siempre con un gusto especial, como es el caso de los pucelanos XERIA, encargados, con puntualidad británica, de abrir el Festival.

XERIA es una banda formada en 2017 procedentes de Valladolid liderados por la vocalista Marina Sweet, quien junto a sus compañeros esa noche, realizaron una más que correcta presentación de los temas que aparecen en su debut de 2018, “Tierra”.

Como digo, su sonido fue muy correcto, y no fue la peor banda en sonar. Cuando XERIA comenzó, la plaza de Hornillos de Eresma ya estaba a medio aforo, y entre temas como “Dosis”, que abrió su show, “Mi Reina”, la propia “Tierra” o “Morir en tu boca”, comenzaron a calentar el ambiente y poco a poco, la Plaza Mayor comenzó a llenarse.

Se mantuvieron encima del escenario al rededor de 45 minutos, demostrando que son una banda promesa dentro del género. “Terciopelo”, “Red de Perdicion” y “Tienes Miedo” fuero el resto de temas que XERIA desgranó en BODEGA ROCK, haciéndose con algún que otro seguidor nuevo que no los conocía y que salió del festival con su disco o camiseta.

 

SNAKEYES es una banda que ya estaba programada para la edición cancelada por pandemia de 2020 y 2021, y que quiso mantener su acuerdo y aparición en este BODEGA ROCK.

SNAKEYES puso el Heavy Metal más tenaz de la noche, con un sonido que si bien comenzó con algún que otro problema, se fue ajustando a medida que los temas avanzaban, para realizar un show muy profesional, donde sin duda, hay que destacar dos cosas.

Una es la privilegiada garganta de Cosmin, quien llega a cada nota de manera perfecta y ofrece una actuación sobresaliente siempre. La segunda, es Pepe, su bajista, moviéndose como el Heavy más Heavy del planeta y adoptando poses agresivas y desafiantes, sin parar de animar y recorrer el escenario de lado a lado más de 1000 veces. Además, una presencia de bajo monumental, llevando las bases rítmicas con una genialidad que pocos pueden mostrar. Sin duda un autentico espectáculo y demostración de lo que es vivir un show de Heavy Metal.

Las guitarras de Justi sonaron todo el show algo bajitas, cosa que no desmereció una actuación magnifica donde pudimos escuchar cortes como “Mask of Reality”, encargada de abrir su actuación. “War Machine” y una fenomenal “Evolution”, demostrando que SNAKEYES es una banda con las cosas muy claras y con unas bases muy sólidas.

Un gran esfuerzo de Cosmin para intentar entablar conversación en castellano, otro punto a su favor el querer comunicarse con el público español sin controlar el idioma, animó aún más al personal, que siguieron disfrutando de cañonazos como “The Evil Dead” y una potentísima “Ultimate Sin”.

La plaza mayor de Hornillos ya estaba a rebosar en ese momento, y tras un pequeño pero preciso solo de batería de Carlos, la banda lo enlazó con el cover de Judas Priest, “Painkiller”, haciendo las delicias de los allí presentes, que corearon el tema hasta saciarse.

Llegábamos al final del notable show de SNAKEYES con “Metal Monster” y “Down With The Devil”, con la que terminaron su gran paso por la XV edición de BODEGA ROCK de manera perfecta. Bravo SNAKEYES!!!

 

Turno ahora de los abulenses, DÜNEDAIN, una banda queridísima que fue, con diferencia, la que más gente congregó de todas las que pasaron por el escenario del festival. DÜNEDAIN tiene unas tablas excelentes. Y su Heavy Metal melódico, clásico y perfectamente ejecutado en vivo, demolieron los oídos de los presentes, quienes no dejaron de corear todos y cada uno de los temas que la banda descargó durante sus 70 minutos aproximadamente que se mantuvieron en el escenario.

Tras la intro de rigor, “A un paso del cielo”, seguida de “El viento de la batalla” y “Legado”, abrieron el show de DÜNEDAIN, quienes contaron con un sonido nítido y exquisito.

Como siempre, Carlos es una autentico “loco” encima de las tablas, y sin parar de corretear durante todo el show y ofrecernos un espectáculo de notas vocales perfectas, recordó su paso por el mismo festival hace 4 años, donde por un mal movimiento se fastidió la rodilla, teniendo que terminar ahí su concierto y salir en camilla a medio show, haciéndose con resto de temas el propio Tony a las voces, como antaño.

Volviendo al día del festival, “Vuela”, “Memento Mori” y “Unidos” continuaron la fiesta, que aumento en grados cuando sonaron “1000 golpes” y “Tu Sueño”.

Con un publico completamente entregado, “Fiel a mi libertad”, una coreadísima “Por los siglos” y la final “Corazón de Invierno”, cerraron un concierto sobresaliente de una banda que nunca falla y, siempre que los veo, lo hacen muy bien.

LUJURIA volvía a BODEGA ROCK tras su último paso en 2018. Presenciar un concierto de LUJURIA a día de hoy, es presenciar calidad y hermandad, y es que Oscar se encarga perfectamente de que todo fluya. Además, el set list que LUJURIA llevó al festival esa noche, para mi, no podría haber estado mejor.

Lujuria tiene desde hace mucho tiempo un sonido potente y definido. Lo tienen todo controlado encima de un escenario y es que los años son categoría. El pasado 19 de agosto pude ver a una banda solida, con un sonido solido y un mensaje solido, una banda que nunca defrauda y que esa noche no iban a cambiar.

Para mi sorpresa y la de los que llenaban la plaza mayor de hornillos de Eresma, LUJURIA comenzó a cañón con la versión “Noches de Rock n Roll” de BARRICADA, abriendo así una serie de “homenajes” en forma de canciones que realizarían esa noche.

“Corazón de Heavy Metal” fue la siguiente, donde los ánimos se caldeaban más y más. Con “Jeckill y Mrs Hyde”, de nuevo coreada hasta saciedad, la banda tenía ya a todo el recinto en el bolsillo.

Otra versión, esta vez de los argentinos V8 con “Destrucción” y, “Mozart y Salieri” continuaron la sobresaliente actuación que estaba realizando LUJURIA, quienes nos llevaría a dos momentos especiales de su show. Para un viejo rockero como yo, y amante de la corta discografía de Pedro Bruque, fue un placer que LUJURIA le rindiera homenaje con el clásico de BRUQUE, “El Heavy no es Violencia”, tras la perfecta explicación de Oscar antes de comenzar el tema.

El segundo momento es ese conjuro que la banda se ha sacado de la manga para “bendecir” cada festival metalero, donde sobre el bajo de Santi (perfecto en todo momento) y la batería de Oscar Bravo (un batería único en su especie), Oscar Sancho lanza su particular embrujo-conjuro donde hace participar al personal. Un momento único y divertido sin duda.

Cerca de la hora de show llego “Viejo Rockero”, “Ojos de presa” y “Canto de esperanza”, para continuar el concierto  con “Merece la pena”, y cerrar definitivamente con el ya clásico, “Joda a quien joda”, saliendo de BODEGA ROCK triunfantes en una noche para recordar.

 

Si bien al comienzo el sonido de RUNA LLENA tuvo algún que otro problema, bastaron dos temas, “Keltoy” y “Mi momento”, para estabilizar dicho problemilla. Tras estos dos temas, el sonido cogió forma y así, el tercer corte, “Lado oscuro”, ya contó con un sonido nítido.

Tres temas y los asistentes ya estaban metidos de lleno con los madrileños pero, todos sabían que tenían que caer temas de Mago de Oz, que, quieras o no, tienen un tirón superior. Como digo, con un publico entregado desde el segundo 1, calló el primero de Mago con “El lago”, haciendo las delicias de los presentes y, para seguir con el ánimo arriba, “El santo grial” terminó por despertar al más tranquilo del lugar.

Dejarían un momento de lado la etapa Mago de oz de Fran y Carlitos para continuar con temas propios como, “Actos de fe”, “Primera llamada”, Inspiración” o Daga”, donde el animo no decaía y aún no siendo unas canciones consagradas a día de hoy, allí había muchos seguidores coreando todas y cada una de ellas.

Tengo que resaltar la fenomenal actuación y el perfecto estado de forma de Nacho Ruiz, quien realizó un concierto de altos vuelos, llegando a cada nota e incluso superándola, un autentico “monstruo” de la voz que dejo a todos con la boca abierta en varias partes de la actuación.

Volvieron al set list y a Mago de Oz por un instante, sonó una increíble “Jesus de Chamberi”, un momento donde a muchos, se nos pusieron los pelos como escarpias. “Por el cielo, “Tu Luz” y “La cruz de Santiago”, dejaron paso a “Molinos de viento”, donde Hornillos enloqueció.

Después de hora y cuarto de show, la banda se despedía de BODEGA ROCK con “Oceanos de soledad”, “Mi universo”, “Nunca apagaran la luz” y «Un nuevo comienzo”, cerrando así su actuación.

Mucha calidad en RUNA LLENA, donde pude ver a unos músicos muy ilusionados con lo que hacían y con muchas ganas de comérselo todo.

Y así llegábamos al final de un nuevo BODEGA ROCK lleno de calidad sonora y hospitalidad 1000.

Todos los que me leéis o conocéis sabéis de mis lazos con este festival y puede que alguno de vosotr@s crea que hablo por amistas a la organización o por cualquier interés personal, pero los que me leéis desde hace ahora 21 años sabéis que no me caso con nadie y si no estuviera seguro y convencido de que BODEGA ROCK es uno de los mejores festivales de este país, no lo diría.

Hay Festivales y festivales decía el enunciado….

Y es que esta claro. Si lo que quieres es ver a tus bandas desde 800 metros de distancia, pagar 180€ por la entrada o 6€ por una cerveza o refresco, pasar calor y no encontrar hermandad (punto a destacar), este no es tu festival. Si por el contrario, lo que buscas es un cartel realizado desde esfuerzo más profundo pensando en los asistentes, ver a tus bandas favoritas desde primeras filas, sin agobios, GRATIS o pagar 2€ por un refresco o cerveza, BODEGA ROCK es tu festival. Un festival familiar, donde te cruzas con niños, jóvenes y no tan jóvenes, en una convivencia excepcional, donde el respeto a todo y a tod@s es increíble y eso, lo convierte en grande

Además de todo eso, hay que añadir el emplazamiento (Hornillos de Eresma), un pueblo precioso y lleno de amabilidad para los asistentes que lo abarrotan año tras año cuando se hace este festival y el buen rollo que transmite el pueblo entero. No quiero ser pesado ni repetitivo, pero creedme cuando os digo (de primera mano) que con los medios con los que cuenta esta asociación, tienen un merito infinito que realicen este festival, y más durante 15 años de la manera tan eficiente que lo hacen. Mis respetos a todos y cada uno de los miembros de la asociación Hornillos Eresmas.

Nos vemos en BODEGA ROCK 2023 !!!

Texto: Miguel Egun
Fotos: Tito Trompeta 

 

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies