Hablamos con Manuel Martinez (Medina Azahara) y Carmen Molina sobre “Confesiones de un roquero andaluz”

0

El pasado 11 de septiembre se lanzó la biografía oficial de Manuel Martínez, vocalista de Medina Azahara, una leyenda del Rock Andaluz y del Rock nacional, todo ello visto bajo las propias experiencias del protagonista, y el prisma de Carmen Molina, reputada fotógrafa de directos que ha trabajado con bandas como Mägo de Oz, Leo Jiménez, Miguel Bosé o Alejandro Sanz entre muchos otros, una de las mejores compañer@s de prensa y autora también de la biografía oficial de MEDINA AZAHARA, “De Córdoba al mundo”, editada en 2015. Con motivo de “Confesiones de un roquero andaluz”, quisimos hablar con sus protagonistas, Manuel y Carmen, quien muy amablemente respondieron a todas nuestras preguntas.

 

– Buenas tardes Manuel y Carmen y muchas gracias por dedicarnos unos minutos para responder estas preguntas que te traemos desde Metalegun.
Manuel: Hola, buenas tardes. Encantado
Carmen: Gracias a vosotros.

– Voy a empezar por ti Manuel, vienes presentado tu biografía personal, “Confesiones de un roquero andaluz”, un libro que me lo leí volando y que me ha encantado, tengo la sensación de conoceros un poco más incluso, ¿Por qué crees que era el momento idóneo para editar este libro?
Manuel: Muchas gracias. No hay nunca un momento pensado para hacer un libro. Surgió a partir de la biografía de Medina Azahara que se hizo anteriormente, y desde ese momento surgió la idea de que había aún tantas cosas que contar que se podría hacer una segunda parte de esa biografía, pero pensamos que era mejor dejarlo ahí y hacer la mía personal, idea también de Carmen. Ha coincidido con la salida de “13 Rosas”, nuestro nuevo trabajo, pero bueno, es el tiempo que tenemos para hacerlo.

– Carmen, ¿Cómo contacta contigo Manuel para escribir el libro y qué piensas cuando te lo propone?
Carmen: Bueno, el primer contacto con Manuel para hacer la biografía de Medina Azahara surge en un viaje que hicimos a Córdoba para explicarle el proyecto. Entonces tras sacar el libro y realizar incluso una segunda edición dimos un tiempo oportuno, y lo que dice Manuel, nos habíamos dejado cosas por contar y queríamos darle ese toque de profundidad para sacar la esencia de Manuel como compositor y letrista, y a nivel de contenido no tiene nada que ver con la biografía de Medina Azahara, necesitábamos hacer este libro un poco para que se le conozca más como persona. Hay gente incluso, como mi editor, que es un periodista egipcio que no conocía a Manuel Martínez ni a Medina Azahara, y me ha dicho que le ha encantado conocer a ese personaje. Entonces eso quiere decir que el trabajo está bien hecho. Entonces es eso, nos quedaba contar esto pero a nivel más profundo, como así hemos hecho.

– Antes de entrar a hablar del libro Manuel, ¿cómo ha sido trabajar con una gran artista como es Carmen Molina, que para los que hemos visto su trabajo sobre todo en fotografía es prácticamente un referente? ¿Y para ti Carmen, trabajar con un artista del calibre de Manuel, una leyenda viva de nuestro rock?
Manuel: En principio para mí es una satisfacción, porque yo creo que hemos coincidido dos almas gemelas. Ella como fotógrafa y como escritora yo creo que con el tiempo será súper reconocida, llegará a un momento álgido en esta carrera tan difícil que es la fotografía y la escritura, pero yo creo que ella ya tiene en mente seguir trabajando en esto, porque con nosotros lo ha hecho divinamente, y con Mägo también, así que con eso ya tiene un principio ganado y yo creo que en un futuro va a ser una de las escritoras más populares de este país. Y para mí ha sido un encanto conocerla como persona y a nivel profesional ha sido impresionante.

Carmen:
Para mí también ha sido un placer. Voy a llorar (ndr: lo dice en tono de broma, risas de todos). Era un reto, porque hablar de la imagen de Manuel Martínez cuando es un artista tan importante dentro y fuera de nuestro país era un reto y había que hacer las cosas bien, y de verdad, sabía lo que quería, él también, sabíamos qué enfoque darle, pero cuando te enfrentas a un papel en blanco son muchas ideas, son 40 años de carrera, quieres hacerlo todo muy bien, cuidar el diseño, el contenido, al principio estás con los nervios pero lo importante es que desde que se propuso la idea de hacer este libro y desde la primera letra hemos trabajado codo con codo, que creo que eso es muy importante y además ha hecho el trabajo más fácil.

– Manuel, cuando hablas en el libro del primer disco de Medina Azahara, nos cuentas qué supone como formación este disco y la diferencia que había entre la forma de promocionarse en 1979 y la actual, pero para Manuel Martínez como persona, ¿Qué supone ver tu primer LP en una tienda?
Manuel: Bueno, por supuesto, te tengo que confesar que nuestras canciones no estaban hechas para un disco, estaban hechas para divertirnos en directo. No era tan fácil grabar un disco como ahora; a día de hoy cualquier persona puede grabar un disco metiéndose por los medios actuales, entonces era mucho más difícil. Nosotros teníamos un cassette y un reboot de bobina de los años catapúm, y entonces era difícil hacer un disco, sobre todo era difícil hacer una maqueta ya. Nosotros hicimos las canciones para tocarlas en directo, porque veníamos de hacer música de Deep Purple, de Pink Floyd y de toda esa gente, entonces cansados de hacer este tipo de música decidimos hacer nuestras propias canciones. Ya que había mucha improvisación en los ensayos, ellos tocaban rock y yo cantaba flamenco, pues hicimos esas canciones; entonces en un festival a todo el público le gustó lo que hacíamos, y pasaba por allí un manager y les preguntó, comentándoles que de todo lo que había visto lo que más le había gustado era Medina. A partir de ahí se interesan varias compañías por nosotros y decidimos hacerlo con CBS y nos salió bien la jugada. La impresión cuando ves el disco es que has hecho algo que no pensabas hacer y de buenas a primeras has vendido 200.000 copias, lo que supone una satisfacción enorme, pero sobre todo nos llegó de repente, la gente respondió bien al disco y hasta hoy.

 

– Bueno, lo comprarían por la calidad que tiene el disco, sobre todo en aquéllos años que no es como ahora, que si no me gusta la canción pasó a la siguiente y se convierte esto un poco en algo de usar y tirar. Además tú lo dices en el libro, en aquel entonces tú comprabas el disco y se escuchaba entero.
Manuel: Sí, se escuchaba entero y además la gente lo decía, todas las compañías que nos querían fichar apostaban por las canciones que había en la maqueta aunque sonaba fatal, y bueno, son ocho canciones y todas son buenas, claro, yo no puedo decir otra cosa.


– Carmen ¿Crees que este libro ayuda a la gente a conocer mejor a Manuel Martínez, el cantante de Medina Azahara, y sobre todo a Manuel Martínez como persona?

Carmen: Creo que sí, porque como te comentaba antes hay gente que ha leído este libro, amigos míos, de mi madre… que no conocían a Medina, han comprado el libro, lo han leído, y me han dicho que les ha encantado el libro, conocer al personaje, ahora escuchan a Medina Azahara… Entonces eso es lo que indica que el trabajo está bien hecho, porque no sólo queremos llegar a los seguidores que es verdad que ya conocen a Manuel, pero incluso los seguidores me dicen que escuchan de otra manera las canciones, han logrado comprender ese reflejo y esa perspectiva que le queríamos dar a Manuel, y estamos satisfechos con los comentarios sobre todo en ese aspecto, conocer mejor a Manuel y conocer cosas que no sabían.

– Además iba un poco por ahí, me pasa lo mismo. A Medina los conozco desde hace la tira de años, pero tras leer el libro es verdad que escucho canciones y tengo una dimensión diferente de las mismas.
Carmen: Sí, correcto. Incluso a mí personalmente, porque es verdad que Manuel me ha contado cosas que no conocía y llevo siguiendo a Medina desde que trabajaba con Mariskal, hay canciones que escuchaba de pequeña con los cassettes y ahora las escuchas y dices “jolín, lo que quería decir”, entonces ya te digo que enseña diferentes perspectivas y por eso creo que está bien hecho el trabajo.

– Carmen, por tu parte has trabajado con multitud de artistas de gran prestigio, como el que tenemos aquí presente y otros como Mägo de Oz, Leo Jiménez… Si echas la vista atrás, ¿Qué le dirías a esa chica que coge un día una cámara de fotos y dice “yo me quiero dedicar a esto”?
Carmen: Está bien que me digas chica, porque en el mundo del fotógrafo parece que la chica está como vista diferente. En este país por desgracia, me voy a poner un poco feminista aunque no me gusta esa palabra, es verdad que parece que las mujeres lo tenemos un poco más complicado. Entonces yo le diría que mire el trabajo de otros fotógrafos, yo siempre he mirado el trabajo de otros fotógrafos, me gusta aprender técnicas, tener esa personalidad siempre y siempre intentar mejorar. Yo miro fotos que hice a los comienzos y veo que no tienen nada que ver con lo que hago ahora, entonces yo creo que eso es porque estoy haciendo el trabajo bien. Mirar mucho Internet, muchas ayudas que hay por YouTube, y sobre todo hacer muchas fotos, que vas a un sitio y la foto no te sale no pasa nada, vuelves al sitio y vuelves a hacerla. Entonces es eso, mejorar día a día, ser honesto y sobre todo respetar a todos los compañeros, que hay muchos, y mostrar tu trabajo honestamente creo que es la parte importante.

– Sí, yo llevo apenas dos años haciendo fotografías de forma más exigente, pero yo creo que incluso cuando ves una foto que no te gusta, pues si es en un concierto y no te gusta en ese concierto evidentemente ya no vas a poder repetirla, pero sí intentar ver los fallos para tratar de buscar otra forma de alcanzar el resultado que quieres y tratar de aprender así también.
Carmen: La fotografía de directo te tengo que decir que es lo que más me gusta porque tienes que estar constantemente improvisando luces, improvisando como se mueve el artista, qué es lo que quieres sacar en ese momento. Por ejemplo me ha pasado de estar con Mägo de Oz en el escenario porque Txus ha querido una determinada foto y de repente el tío que está abajo apagarme todas las luces, entonces de repente me ponen un foco y decir pues hago un contraluz, aprovecho que estoy ahí en ese momento para hacer un contraluz. Que me sale pues bajo y hago X. Es decir, tienes un tiempo muy, muy corto de concierto y tienes que sacar material de donde sea, entonces es cuestión de ritmo y de sacar. Yo respeto mucho a quien le guste la fotografía de estudio pero a mí me gusta más la fotografía de directo.

Manuel: De acción inmediata, ¿no? (risas).

– Ahora la misma pregunta pero enfocada a ti Manuel, si tú ahora echas la vista atrás después de 40 años de carrera y con todo lo que llevas a tus espaldas, ¿Qué le dirías a ese joven que le ponen delante un contrato y dice “vamos a grabar un disco”?
Buah, yo en estos momentos le diría “fíjate muy bien en los términos” (risas). Bueno, eramos un poco pardillos en ese sentido, firmamos un disco que nos salió muy bien porque era una multinacional. Si hubiese sido una independiente seguramente seguiríamos atados a esa independiente. Las multinacionales tienen eso, cuando un artista deja de interesarles o termina su contrato te preguntan si quieres seguir y si dices que no te dan la carta de libertad. Eso en una independiente es muy difícil porque siempre tienen cláusulas para atarte. Yo le diría que fuese fiel a sus principios, que se olvidase de las modas porque son pasajeras, que siga actuando como quiera hacerlo, que vaya fijo en sus ideas, que no participe de lo que ve en otras cosas sino que sea él mismo, está bien aprender de los demás pero llevándolo a tu terreno, si no eres otra copia más.

– Carmen, es el cuarto libro que editas, ¿Qué sientes cada vez que ves una de tus obras en papel?
Bueno, pues es ver el trabajo terminado, es una satisfacción enorme. Es un momento muy emotivo, porque ten en cuenta que hacer un libro lleva muchísimo tiempo, muchas horas de documentación, muchas horas de ordenador… Cada foto que hay ahí, tener en cuenta que es mucho esfuerzo, es ir a ese concierto aposta, es dolores de espalda, pasar frío… Pero es así, por eso yo creo que hay que apoyar la cultura, hay que apoyar los grupos, que les pasa lo mismo. Sacar un disco es muy difícil, a nivel compositivo, a nivel de estudio, a nivel de mezclar… Entonces vuelvo a reincidir, la cultura hay que apoyarla para que nos ayuden a poder sacar más cosas que nos gustan, más discos, más libros, y que nunca se acabe esto porque si no, no tiene sentido, y el esfuerzo de verdad es enorme. Pero ya te digo que luego cuando lo tienes en la mano y ves, sobre todo, el cariño de la gente, la acogida y que la gente responde a ese esfuerzo pues es una satisfacción enorme.

– Volviendo a ti Manuel, hay momentos en los que hablas de los temas más conocidos de Medina, “Paseando por la Mezquita”, “Todo Tiene su Fin” y “Necesito Respirar”, este fue el tema que me acercó a vosotros y por eso no puedo evitar preguntar qué situación tenías en ese momento o qué pasaba por tu mente a la hora de escribir esa letra.
Pues realmente era un momento que veníamos de hacer un disco que se llamaba “En Al-Hakim” (1989), que a su vez veníamos de una etapa bastante gris con las discográficas. La verdad es que a nosotros el trabajo en directo nunca nos ha faltado, que la gente siempre nos ha apoyado, siempre ha estado con nosotros y hemos tocado siempre muchísimo en directo, pero la verdad es que con las compañías había un momento gris, llegamos a autofinanciarnos un disco que era “Caravana española” (1987) y sacamos nuestro quinto disco que se llamaba “En Al-Hakim”, entonces era como decir “joder qué agobio, necesito respirar, salir de esta situación ya”, y todo salió así, fue fácil; no fue buscar las frases ni nada de eso, empecé a escribir la canción y de buenas a primeras me di cuenta que tenía el estribillo hecho; en ese momento tenía el estribillo, tenía la canción y la música también la tenía Paco, con lo cual fue meternos en el ensayo, cantarla y decir “buah, esto es una super canción”, pero mira lo que pasó, cuando la presentamos a la compañía no la querían grabar, el manager decía que era muy comercial para el estilo de Medina, y yo dije que esa canción se grababa, y así fue, se grabó y es una de las canciones más típicas del grupo, que no podemos dejar de tocarla porque todo el mundo nos la pide, es un himno para nuestros seguidores.

– Sí, de hecho recuerdo veros en Leganés, en 2016 si no me falla la memoria, en las fiestas patronales, y la gente animada, pero sobre todo con “Necesito Respirar” y “Todo tiene su fin” ver a todo el mundo cantando, gente que incluso era en plan que os había escuchado alguna vez pero no os había seguido…
Manuel: Vengo porque estoy en la feria (risas).

– Sí, pero en ese momento cantar también la letra y decir “joder, hasta qué punto esta canción ha traspasado esas fronteras del rock y se ha convertido en un hito para todo el mundo”.

Manuel: Bueno, ten en cuenta que en Cadena 100, en su época dorada, nosotros tenemos ahí como 20 números 1 de diferentes canciones, están entre este libro y la biografía de Medina están prácticamente todos. Es verdad que “Necesito Respirar” fue muy radiada, y muy conocida, y la gente la sigue pidiendo, yo tengo muchos amigos que se dedican a la radio y me dicen “tío, qué agobio, todo el mundo me pide “Necesito respirar”, que me pidan el último disco joder”. Pero claro, la gente que se ha quedado con esa canción pues se queda. Y ahora pues empezarán a pedir “13 rosas”.

– Bueno, eso será señal de que el nuevo disco está gustando también. Si he entendido bien lo que he ido leyendo, “Delirios de Grandeza” es una canción que tiene dos versiones, la de Medina Azahara y la de Estirpe, la banda de Manuel Mart (tu hijo), tan diferentes como parecidas a la vez, ¿Cómo es para ti componer junto a tu hijo?
Yo he compuesto mucho con mi hijo, para Medina y para mi disco en solitario, la verdad es que Manuel es un artistazo, es un genio de la música y es muy fácil trabajar con él, como productor de Medina en los últimos discos también lo ha hecho estupendamente, y yo me dejaría llevar por él en cualquier momento, porque creo que tengo la sensación de, al estar con él tanto escribiendo como grabando, bueno, que es mi hijo (risas), pero que sientes una tranquilidad y una paz al estar con él que no la puedes tener con cualquiera. Y en cuanto a las dos canciones pues es verdad, la de Estirpe es más agresiva, yo participé en alguna estrofa de esa canción pero realmente la fórmula la tienen ellos, la forma de hacerlo… Entonces ellos lo llevan a su terreno de una forma tan similar a la nuestra pero tan diferente a la vez que se siente que es Estirpe y Medina Azahara.

– Sin duda uno de los pasajes que más me ha emocionado es cuando hablas de “Siempre estarás en mí” y de por qué esa canción es especial, me emocionó leerlo y al leer la letra aún más, y bueno, debido a acontecimientos recientes la he visto hasta con otra dimensión muy diferente, ¿Hasta qué punto marca a Manuel Martínez la ausencia de su madre?
Manuel: Bueno, pues imagínatelo. La pérdida de alguien de tu familia siempre llena de preguntas tu estado, yo primero perdí a mi padre y eso me costó mucho superarlo, pero al poco tiempo muere mi madre también y como le había escrito una canción a mi padre me veía en la necesidad de escribirle algo también a mi madre, yo pensaba escribir una canción de amor cuando empecé a escribir la canción, pero me di cuenta de que no estaba haciendo eso, que era algo más fuerte.

Carmen: De hecho hay gente que se la pide en los conciertos, que nunca la dejan de tocar, y ves gente en las primeras filas emocionada porque es una canción que llega directa.

Manuel: Para mí es una de las canciones más difíciles de tocar, mira qué es fácil, es casi acústica y te sale la voz perfectamente pero te entra un nudo en la garganta que muchas veces dudas si vas a poder cantarla. Empiezo las primeras frases y muchas veces me tengo que ir para atrás, tengo que disimular, y hasta que sale. Pero bueno, también le he escrito a mis hijos, a mi padre, he escrito infinidad de cosas que en un momento determinado sientes y que te da por escribir esas cosas que a veces no deberías sacar a la luz pero que las sacas porque es necesidad de alguien que escribe.

– Después de 40 años en este negocio, ¿Qué percepción tienes del mundo de la música a día de hoy? Has vivido fases muy diferentes de esta industria, revoluciones como la llegada del CD, del MP3, entonces quiero conocer la percepción que tienes de este negocio.
Manuel: Bueno, no sé ya si es un negocio de música (risas). Negocio había antes cuando sacabas un disco y a la semana era disco de oro y a las dos semanas disco de platino. Ahora todo es mucho más difícil de conseguir, sobre todo porque las compañías se han acostumbrado a decir que no se vende y nunca te pagan nada, por lo que nunca sabes el resultado de ese trabajo que has hecho. Pero sabemos que si las compañías siguen pagando que hagas discos, pagan una promoción, todo lo que conlleva un disco es porque sacan dinero, si no, no lo harían, pero desafortunadamente las cosas han cambiado para mal, sobre todo para los artistas, porque realmente les cuesta mucho trabajo salir. Antes un grupo le era muy difícil grabar pero cuando grababa había mucha gente que te escuchaba. Ahora todo el mundo está grabando porque todos tienen en casa un ordenador y todos se dedican a hacer cositas pero no te escucha tanto la gente, es muy difícil sobresalir porque no te apoyan los medios, sobre todo las radiofórmulas que están totalmente vendidas a lo que viene de fuera, y además malo, porque si fuesen canciones de Purple o similares dirías “joder, están haciendo buena música”, pero qué va, están haciendo todo el “retequete” (risas), que es como llamo yo al reggaetón y estas cosas, y bueno, entiendo que la gente quiera escuchar todo lo que viene, que se diviertan y demás, pero también habría que apoyar un poco lo que se hace en este país, para que suba para arriba en todos los sentidos, y la música es cultura, la música debería ser apoyada mucho más de lo que se la apoya.

– Una rápida a cada uno para ir cerrando la entrevista, empiezo contigo Carmen, decíamos antes que has trabajado con un montón de gente famosa pero, ¿Hay alguien con quien no hayas trabajado aún y te gustaría trabajar?
Bueno, yo creo que quizás la faceta más internacional, me gustaría hacerle fotos a Metallica, porque es verdad que he hecho fotos a Scorpions, a Iron Maiden, pero Metallica es de mis bandas favoritas y me encantaría hacerles fotos, y a nivel nacional como es una cosa que va surgiendo pues seguro que alguno quedará, pero en principio más a nivel internacional.

– Manuel, hablas de un buen puñado de colaboraciones, algunas destacables como la que hiciste con Miguel Ríos, ¿Hay alguna colaboración que no hayas hecho y te gustaría hacer?
Me hubiese gustado mucho cantar con alguno de los dos personajes más importantes para mí como cantantes, por supuesto mi favorito siempre ha sido Ian Gillan de Deep Purple, pero tengo dos monstruos que cantaban divinamente que eran Montserrat Caballé y Freddie Mercury, que cantaron juntos. A mí me habría gustado cantar con alguno de los dos porque la verdad que eran dos superdotados de la garganta y, si me das a elegir, los habría elegido a ellos.

– Muy brevemente…Manuel, compartisteis un periodo de tiempo con Triana, una competencia sana entre vosotros como dos referentes del rock andaluz, desde tu punto de vista como viste esa competencia o, mejor dicho , ese compañerismo entre vosotros.

Yo lo diría más como compañerismo, sí. Dos grupos que bueno, la salida de Triana fue difícil aunque la gente crea que es fácil. Ellos grabaron en el 75 el disco “El Patio” y estuvieron casi dos años para alcanzar el éxito. Bueno, pero sí que es verdad que aunque el rock andaluz empieza mucho antes de Triana, ellos son los que abren las puertas para que la gente reconozca el rock que se hace en Andalucía y por esa puerta hemos entrado muchos, prácticamente casi todos. A partir del éxito de Triana se preocupan todas las discográficas por lo que se hacía en Andalucía. Entonces, más que rivalidad, que lo creaban los empresarios para dar el morbo y decir “mano a mano entre Medina Azahara y Triana”, eso nunca existió; nosotros nos contrataban, íbamos a tocar y tratábamos de dar todo lo que teníamos en los escenarios, ellos eran mucho más sinfónicos y nosotros más rockeros. Era una competencia realmente fenomenal, nosotros hemos tocado muchas veces con ellos y nos hemos llevado siempre perfectamente. ¿Qué nos parecíamos a Triana? Pues no lo sé, nosotros siempre hemos sido mucho más rockeros y nuestras canciones se ven que son diferentes a las suyas, seguramente por el tono de voz, ya que Jesús y yo tenemos más o menos la misma referencia vocal, eso también nos ha llevado a que Medina Azahara tenga 40 años y que si Jesús no hubiese muerto seguramente estaría aún aquí.

– Por nuestra parte esto es todo, una vez más muchísimas gracias por dedicarnos estos minutos, os dejamos las últimas líneas para que expreses libremente lo que desees a los lectores de Metalegun.com, un verdadero placer charlar con vosotros.
Manuel: Nada, ha sido una entrevista muy bien llevada por ti, y nada, mandarle a todos un abrazo y decirles que Medina Azahara está presente tanto musicalmente como en el libro de Manuel Martínez y en su biografía.

Carmen: Me ha gustado mucho la entrevista, te lo has currado, así que muchísimas gracias de verdad, es un placer terminar así la promoción del libro.

Joseph Draven

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies