CD REVIEW: FIRST SIGNAL – “LINE OF FIRE”

0

Artista: First Signal
Álbum: Line of Fire
Sello: Frontiers Music
Fecha: 17 de mayo de 2019
Nota: 7,5/10

La unión del vocalista canadiense Harry Hess (Harem Scarem) y el productor alemán Dennis Ward (Pink Cream 69, Khymera) dio lugar a una banda que prometía comerse el mundo, y fue bautizada como First Signal.

Con dos discos en el mercado (“First Signal” en 2010 y “One Step Over The Line” en 2016) regresan en este 2019 con su tercer trabajo, “Line of Fire”, un disco de rock melódico en su máxima expresión que contiene una buena dosis de grandes melodías y que me ha parecido un disco muy interesante, fácil de escuchar, y con los suficientes matices como para mantener al oyente atento a lo que suena por el reproductor. Con Harry Hess a la voz, Daniel Flores a la batería, Michael Palace a la guitarra y Johan Niemann al bajo, este “Line of Fire” promete dar muchas alegrías a la formación auspiciada por la gente de Frontiers Music especialistas en este tipo de experimentos, de los cuales la inmensa mayoría (como el caso que nos ocupa) suelen salir bastante bien.

Comenzamos con “Born To Be a Rebel”, un comienzo con un solo de guitarra interesante, una línea vocal exquisita y un estribillo potente y envolvente, que resulta ser un buen gancho para atrapar al oyente prácticamente desde el inicio. Los coros aportan mucha calidad al resultado final hasta el punto de que si se le quitasen esos coros el corte bajaría bastante, mostrando hasta qué punto son importantes. Un comienzo de lo más interesante para un disco que, como decía previamente, promete grandes melodías.

“A Million Miles” se inicia con la voz, con unos registros similares al corte anterior pero subiendo algo el tono en los estribillos en comparación con el corte anterior. Tiene un uso exquisito del teclado para aportar ese toque que hace subir la calidad del tema enteros, con un corte de lo más interesante, siguiendo una línea muy similar en estas dos canciones pero con sutiles diferencias que nos muestran que, aunque se tenga una estructura muy similar, se pueden realizar canciones que suenen diferentes y ambas repletas de calidad.

Seguimos con “The Last Of My Broken Hearts”, que tiene un juego inicial entre la guitarra y el teclado exquisito y que le da ese punto diferente. Unos segundos con la voz prácticamente sola da paso a otro corte que derrocha melodías excelentes, que está muy bien resuelto, pero que en este caso me ha dado la sensación de que tampoco tiene algo que destaque especialmente por encima del resto, y que en comparación con los dos cortes anteriores no me ha parecido que mejore lo ya visto.

Tonight We Are The Only” tiene una combinación de voz y guitarras limpias y distorsionadas para dejarnos un corte potente donde todo el peso recae en la voz y desemboca en un estribillo que es breve pero sumamente potente. En este caso tenemos de nuevo algo diferente y que destaca, al menos a nivel compositivo, haciendo así que de nuevo tengamos algo que llame especialmente la atención en la canción, logrando dar de nuevo un elemento sorprendente.

Llegamos al ecuador del disco con “Walk Through The Fire”. Teclado, guitarra sencilla y la voz algo más desgarrada son los elementos diferenciadores de esta canción, un corte muy bien resuelto y con una propuesta sumamente interesante, que por momentos coquetea con un hard rock más crudo, dejando por instantes de lado esa parte tan melódica que caracteriza la música de la formación. Ojo al solo de guitarra, es de esos que resultan ser de categoría.

“Never Look Back” es una canción que, de entrada, coge algo más de potencia gracias a una línea de bajo que tiene mucha pegada pero respetando ese principio básico de mantener una faceta totalmente melódica. Sin duda en este corte es el bajo lo más llamativo de la canción, ya que los demás recursos ya se han visto en los temas anteriores, pero esa línea tan potente de bajo nos da de nuevo ese elemento diferenciador y sorprendente, logrando mantener esa característica de tener temas que puedan tener grandes similitudes entre sí pero que, gracias a algún elemento diferente, son canciones totalmente diferenciadas.

El siguiente corte es “Line Of Fire”, una canción donde de nuevo vamos a arrancar con algo más de potencia, con mucha presencia del teclado y, de nuevo, tomando esa potencia del bajo, aunque en este caso la batería también aporta ese plus de potencia, logrando de nuevo ese elemento diferenciador. No obstante, en este caso me ha vuelto a dejar un poco frío, ya que me ha dado la sensación de ser una canción que podía dar más de sí pero que no me termina de sorprender. Hay muy buena base y el momento del solo sí que parece explotar al máximo el potencial de la canción, pero me da la sensación de que se queda en esos puntos esporádicos.

“Here With You” tiene un inicio con guitarras limpias a las que se une la voz a los pocos segundos, buscando de nuevo una atmósfera más íntima, subiendo algo con la entrada de la base rítmica y la guitarra distorsionada, dando la sensación de trabajar como balada, y siendo además una muy buena balada.

Llegamos a la recta final del álbum con “Need You Now”, el solo inicial es de lo más interesante, dando paso a un fragmento dominado por la voz y un bajo soberbio, un estribillo que desata todo el potencial de la banda es el punto álgido del corte, mostrando un trabajo compositivo excepcional y logrando un resultado magnífico, aprovechando al máximo todos los recursos que posee la banda y logrando una de las mejores canciones del álbum.

Falling” tiene un comienzo potente aprovechando todos los instrumentos, coqueteando descaradamente con ese hard rock comentado en algún párrafo anterior, crudo y directo. Además lo hace de una forma magistral, tiene fuerza, garra, potencia y una melodía adictiva para dejar registrada la mejor canción del disco sin duda alguna, tiene todos los elementos que hacen de esta banda una propuesta tan interesante y aprovechan al máximo todos sus recursos, siendo un verdadero cañón.

Cerramos el disco con “The End Of The World”, una canción que se inicia con el teclado y la voz en los primeros segundos para dar paso a toda la parte instrumental con un muy buen solo de guitarra. El estribillo de esta canción es una verdadera obra maestra en un corte que, de nuevo, me deja esa sensación de que no se aprovechan al máximo todos los recursos que tienen a su disposición. Aun así, es una muy buena canción para cerrar un disco que es bastante interesante.

Como digo, un disco que es bastante interesante, pero que me deja la sensación de que podría haber dado algo más y así haber logrado un resultado aún más espectacular, dejando uno de los discos del año pero que, al menos para quien les escribe, se queda en un casi (empleando la jerga futbolística, es como un tiro al larguero), ya que de haber aprovechado esos recursos en los cortes donde he destacado esto el disco habría mejorado la nota final; pero aun así un muy buen resultado y un disco sumamente interesante de escuchar.

Joseph Draven

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies