CD: VHÄLDEMAR – Against All Kings

0


Artista: VHÄLDEMAR
Álbum: Against All Kings
Sello: Fighter Records
Fecha: 29 de noviembre de 2016
Nota: 9/10

Tras cuatro años desde su última larga duración, los chicos de Barakaldo vuelven a la carga con un trabajo donde demuestran no haber perdido el toque que siempre les ha caracterizado a la hora de hacer su música. Vhäldemar vuelven con ganas con este nuevo LP, titulado “Against All Kings”, que resulta ser el quinto de su trayectoria.

Aunque no necesiten mucha presentación, Vhäldemar se componen de Carlos Escudero a la voz, Pedro J. Monge a las seis cuerdas, Oscar Cuadrado a las cuatro cuerdas y Gonzalo García en la retaguardia con la percusión. Grupo vizcaíno formado a finales de los años 90 del siglo pasado y con una dilatada trayectoria, habiendo pasado por festivales de renombre como fue el BBK del año 2007 o el Leyendas del Rock del año 2012.

Su música se mueve a caballo entre el heavy metal más clásico con tintes de power metal, pudiendo destacar como algunas de sus influencias más directas (o esa sensación da al escuchar sus temas) a Manowar, Judas Priest, Helloween o Iced Earth. Pero pese a estar influenciados por estos sonidos, no se limitan a tomar lo mejor de aquí y de allá, van un paso más allá, logrando así un sonido bastante reconocible fraguado a lo largo de los años con el sudor de su frente. Y el resultado se muestra en un disco de mucha calidad como este “Against All Kings”. De esta forma nos vamos a encontrar canciones con mucha pegada como la que abre el disco, “Metalizer”, donde con un esquema relativamente sencillo logran un tema contundente y directo, para abrir de la mejor manera posible y enganchar al oyente para que siga desgranando este LP sin pensarlo dos veces, un estribillo pegadizo, unas voces bastante reconocibles y unas guitarras contundentes, con un solo de guitarra sensacional.

También nos vamos a encontrar con esos temas de corte power metal puro y duro, como es el caso de la segunda pista de este trabajo, “1366 (Old King’s Visions Part V)”, donde por un momento casi podemos cerrar los ojos y pensar que estamos escuchando una canción de algún peso pesado del power metal más clásico de la escena europea (aquí es donde más se puede notar alguna de las influencias citadas previamente). Doble bombo en casi toda la duración, unas líneas de bajo y guitarras atronadoras y una voz que coge un punto más de potencia, para generar un cóctel realmente explosivo.

Con el tercer corte nos vamos a encontrar esa otra vertiente que juega con el sonido, siendo potente, sin perder la dureza del buen heavy de antaño, pero bajando un punto de revoluciones, buscando algo más de melodía en el sonido, y dejando también claro que no tienen ningún complejo a la hora de componer, algo que sin duda se agradece y bastante, ya que estos cambios que hemos visto en apenas diez minutos ya te hacen estar expectante en cada canción a ver por qué vertiente van a optar en la siguiente. Como decía, un corte que se aproxima mucho a temas melódicos del heavy metal más clásico que representan gente como Judas Priest, con un sonido envolvente y un estribillo de esos que se clavan en la cabeza y no salen. Hasta ahora el trabajo que muestran es excepcional.

A partir de este punto vamos a encontrarnos con una buena variedad musical dentro de las tres líneas comentadas previamente, así por ejemplo la cuarta pista de este LP, “Eye For An Eye” es un tema que podrían haber firmado perfectamente Judas Priest (por poner un ejemplo), ya que es heavy metal en estado puro. Y el quinto corte, “I Will Stand Forever” en cambio es un tema que podría firmar el mismísimo Michael Kiske, mostrando esta versatilidad musical que comentábamos previamente a la hora de crear música, y que hace de Vhäldemar una banda tan sumamente completa y de tantísima calidad.
Se permiten incluso el lujo de hacer esas composiciones con cierto toque épico, ya que a modo de breve introducción a la tormenta tenemos “Vulcano”, que da paso a la vorágine sonora de “Howling At The Moon”, otro tema de corte muy power metalero y que sigue mostrando una calidad altísima, dejando claro que los vizcaínos vuelven con muchísimas ganas.

La recta final del disco sigue siendo una clase magistral de cómo hacer un buen disco de heavy metal con toques de power, con esa combinación de sonidos tan particular que nos han mostrado a lo largo de todo el LP, y volviendo a crear temas que podrían estar perfectamente firmados por auténticos monstruos de los géneros, ya sea del corte más heavy puro (como se puede ver en “The Last To Die”, que pasaría casi sin problemas por un tema de Manowar), como con tintes más power (“Walking In The Rain”).

En definitiva, un disco que merece ser escuchado varias veces para poder degustarlo como es debido, ya que aunque de primeras puedan parecer esquemas sencillos, la complejidad se aprecia a medida que se vuelve a escuchar una y otra vez, habiendo logrado además que se haga casi sin pensar porque resulta un trabajo muy adictivo. Una declaración de intenciones en toda regla que, reconocida como merece, debería colocar a Vhäldemar entre los grandes del heavy patrio, porque desde luego se lo han ganado (si es que no lo son ya por derecho propio), bombazos como este disco son joyas que conservar en un hueco preferencial de nuestra discoteca particular para degustar tranquilamente.

Joseph Draven

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies