CD REVIEW: TIME SYMMETRY – «Ghosts»

0

Artista: Time Symmetry
Álbum: Ghosts
Sello: Autoproducido
Fecha: 27 de febrero de 2019
Nota: 9/10

El metal progresivo es de esos géneros que suelen pasar más desapercibidos en lo que a bandas nacionales respecta. En medio de la vorágine de formaciones que surgen nuevas, que sacan disco y la gran cantidad de oferta que tenemos donde escoger, se cuela un álbum que es fruto de la pasión, el esfuerzo y, sobre todo, de un gusto por la excelencia destacable, hablamos del nuevo disco de los madrileños Time Symmetry, que lleva por título “Ghosts”.

Fundados en 1999 por dos compañeros de escuela, Dave Rubio (guitarra y voz) y Jorge Velasco (guitarra), se pusieron rápidamente manos a la obra para editar en 2003 su primer trabajo discográfico, un EP de presentación que llevó por título “Time Symmetry”. Con Alejandro “Ando” Martínez a la batería, comienzan a trabajar en su primer trabajo discográfico, titulado “Fate in Gray”, que recibió muy buenas críticas tanto a nivel nacional como internacional. Tras una extensa gira grabaron su segundo LP, titulado “Tetraktys” y editado en 2013, mostrando una evolución muy marcada en el sonido de la formación. En 2018, con cambios en su formación (entraron Elena Aznar a la voz y Carlos Hernández al bajo) se pusieron a trabajar en su tercer disco, del que os hablamos a continuación.

Arranca el álbum con un corte interesante, con alguna variación de ritmo muy bien hilada y sobre todo destapando a Elena Aznar como una gran vocalista, “Winding Road” pone de manifiesto que los años de experiencia que tiene la formación les da unas tablas que plasman muy bien en sus composiciones, con un sonido potente pero muy melódico, una base rítmica potente en su justa medida, unas guitarras afiladas pero sin excederse con la distorsión y, como decía, una línea vocal excelente que forman un conjunto sonoro interesante.

Blue Lights” nos va a mostrar lo ecléctico que llega a ser el sonido de la banda, ya que se inicia con un punto más de potencia en relación al corte anterior, sin acelerar el ritmo pero sí añadiendo más fuerza sobre todo en la batería, y jugando a las mil maravillas con la percusión para lograr así una distinción marcada en las secciones de la canción. La línea vocal nos sigue mostrando los giros vocales que puede llevar a buen puerto su flamante nuevo fichaje, dotando de ese punto diferente, adictivo e interesante a la canción, siendo una maravilla sonora tal como la han dejado plasmada en el álbum.

Seguimos esta vorágine de sonidos con “The Circle”, donde de nuevo buscan un sonido diferente, en esta ocasión muy marcado en los coros y en la línea vocal. Aunque también las guitarras aportan su parte para que el sonido no sea similar a los temas anteriores. Un trabajo muy bien resuelto para lograr este resultado, además con un estribillo de esos que se convierten en algo casi adictivo que no te puedes sacar de la cabeza en horas. El riff de guitarra es de matrícula de honor. En definitiva, tres temas con sonidos particulares aunque con elementos comunes que definen perfectamente ese sonido tan ecléctico del que hacen gala los chicos de Time Symmetry.

Y una nueva variante, quizá la que más mezcla esa faceta melódica con la parte más potente de lo que llevamos de disco, es lo que vamos a poder ver en “Reboot System Now”, y esto es así al menos en los estribillos, porque el tema tiene esas partes donde coge mucha fuerza, apoyado sobre todo en una base rítmica espectacular, y lo combina con esos pasajes donde prima más la parte más melódica apoyada en unas guitarras exquisitas y un trabajo vocal sorprendente, que sabe aunar ambas cosas y llevar a la perfección el hilo conductor del corte. El resultado, una canción excepcional que, estoy seguro, será de las más aplaudidas si la llevan al directo con la misma calidad que la han dejado plasmada en este CD.

Entropy” nos va a meter en el inicio en otra faceta de su sonido diferente, con guitarras limpias, creando una atmósfera propia, con cierto toque de melancolía, y con la cara más melódica de la voz en lo que llevamos de álbum. Un tema que trabaja a modo de balada pero con un resultado maravilloso, creando una canción de esas que dan ganas de ambientar la estancia donde estés escuchando el disco para acompañar la música. Esto no es obstáculo para que la artillería pesada haga acto de presencia, pero sin perder esa atmósfera creada previamente, logrando un resultado tan difícil de lograr como espectacular al escucharlo.

Sigue este viaje con “Arendt’s Sorrow”, una canción que juega de nuevo con esos sonidos a caballo entre las guitarras limpias y las guitarras distorsionadas, y aquí quizá el punto diferenciador sea la voz masculina, siendo la canción donde más presencia va a tener de todo el disco. Por lo demás tenemos de nuevo un juego de ritmos interesante en un corte que no es de los más cañeros del álbum pero tampoco es de los más melódicos, jugando con ambas facetas por sectores y logrando así, una vez más, un sonido con un toque diferente a lo escuchado hasta ahora.

Con “Fireworks” nos van a dar de nuevo una variante en el sonido de las guitarras interesante a la par que curiosa durante el inicio del corte, ya que parece que una de las guitarras juega con un sonido limpio mientras que la otra lleva la distorsión, para cuando entre toda la artillería pesada entrar las dos guitarras con un sonido similar despegando definitivamente el corte. Una vez que entra toda la potencia de la que dispone la formación, nos encontramos con un corte que sin perder esa parte melódica (se ve sobre todo en las voces), le meten bastante potencia pero manteniendo ese punto diferente en el sonido, logrando de nuevo un sonido exquisito y una gran canción registrada en el álbum, en lo que está siendo un grandísimo disco.

“Hunt or Be Hunted” arranca en un in crescendo que desemboca en la entrada de toda la parte instrumental con fuerza pero sin excederse, pasando en los estribillos a una mezcla de potencia y melodía a partes iguales, pero siendo llamativo como meten cada parte en el tema, ya que la parte melódica recae sobre toda la base instrumental mientras que la potencia corre a cargo de una línea vocal excelente. El cambio de ritmo y sonidos que vamos a contemplar a lo largo de la canción en algunos pasajes convierte de nuevo un corte de este álbum en un trabajo excelente y resuelto con una maestría propia de las grandes bandas.

Seguimos este viaje con “Better Days”, un corte donde el peso vocal principal va a recaer en la voz masculina, rompiendo de nuevo el molde y arrojando una nueva variante del sonido, en un tema con un ritmo relativamente lento pero fácil de seguir, con unas guitarras que hacen un trabajo descomunal para llevar el peso en la faceta musical (ojo al solo de este tema, me ha parecido de los mejores del álbum), marcando los sectores y diferenciando todos esos sonidos que dotan de belleza y grandilocuencia a esta canción, siendo un resultado espectacular y, al menos para mi gusto, uno de los mejores de este álbum.

Encaramos la recta final con un breve interludio instrumental que da título al álbum, “Ghosts”, que nos da paso a una montaña rusa musical llamada “Race to Nowhere”. Una canción que empieza repleta de potencia en la base rítmica, aprovechando los dobles bombos para coger ese plus, pero que en cuanto entra la voz, sin perder esta fuerza del arranque, nos da de nuevo una versión más melódica de las guitarras con unos solos de fondo exquisitos y un trabajo vocal titánico para lograr un broche espectacular a un álbum excelente. El primer solo de guitarra, siendo de nuevo soberbio, nos va a marcar el horizonte entre la primera y la segunda parte de esta canción por así decirlo, ya que después de este solo vamos a ver una variación de ritmo y de sonidos que por momentos va a parecer que estamos escuchando una canción completamente diferente. Un cambio en el sonido de la batería va a ser lo que marque el horizonte una vez más entre la segunda y la tercera parte de esta canción, volviendo a hacer presencia los dobles bombos para pasar a un sonido mucho más relajado en lo que al ritmo se refiere, con un riff de guitarra de matrícula mientras la otra guitarra trabaja en sonidos limpios durante unos instantes. De modo que el cierre es un tema que está repleto de matices, recursos, con un trabajo descomunal tanto de composición como de interpretación y producción para dejar la mejor canción con diferencia en este disco y, me atrevería a decir, una de las mejores de su carrera; sin duda alguna el cierre perfecto para un disco excepcional.

En definitiva, un disco muy completo, con muchas variantes en el sonido de la banda, que pone de manifiesto lo ecléctico del mismo, y sobre todo un trabajo titánico detrás que arroja un resultado excepcional, logrando además elevar al máximo exponente todos los factores que dotan de más calidad a cada canción en una producción muy mimada, empaquetado con un art-work en el digipack que merece ser comentado porque es una delicia visual, muy mimado, lo que nos deja claro que Time Symmetry buscan con este disco la confirmación como una de las bandas referente de nuestro metal, y desde luego el cartel se lo ganan a pulso sin duda alguna. Queda mucho año aún por delante, pero a nivel nacional creo que nos encontramos ante uno de los lanzamientos de este 2019 sin duda alguna, así que no habrá que perder de vista sus pasos.

Joseph Draven

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies