CD REVIEW: LETHARGUS – “Origen”

0

Artista: LETHARGUS
Álbum: Origen
Sello: Auto editado
Fecha: 01 de mayo de 2019
Nota: 8/10

Si hay algo que nos aporta el hecho de la globalización de Internet, las plataformas de streaming y las diferentes facilidades (o inconvenientes, esto ya depende del punto de vista de cada uno) que tenemos a día de hoy es el hervidero de bandas que existe, donde hay una oferta amplísima donde elegir con la facilidad que supone tenerlo todo en el bolsillo. Esto es, sin duda, un arma de doble filo por razones evidentes que no vamos a desgranar aquí (esto daría para un artículo de opinión); y en mitad de este hervidero llega hasta nuestras manos un disco con una ambición tremenda como es este “Origen” de los madrileños Lethargus.

Pero la primera y evidente pregunta es: ¿quién demonios son Lethargus? La formación nace en marzo de 2018, con músicos que llegan desde bandas como Phoenix Rising o Third Dim3nsion, para conjugar un sonido potente pero influenciado por una variedad que enriquece mucho el resultado de las composiciones de la banda madrileña. Con Alfonso de Lope a la voz, Juanjo Alcaraz y Miguel Bueno a las guitarras, Sergio Martínez al bajo, Elena Alonso a los teclados y Ezequiel Marimón a la batería, la propuesta de este “Origen” trata de atrapar al oyente a base de potencia, recursos melódicos interesantes y la aportación en momentos clave de instrumentos como los teclados de Elena Alonso, que elevan al máximo exponente el potencial de alguno de los cortes de este tema, hasta el punto que sin esos teclados no se podría entender la canción.

El álbum arranca con una breve introducción titulada “Despertar”, que nos da paso a “Última Voluntad”, toda una declaración de intenciones por parte de los madrileños. Una canción repleta de fuerza, con unos coros que me han parecido sumamente interesantes y un sonido bastante logrado, que muestra que hay un trabajo minucioso tras la composición del tema. Los cambios que vamos a poder apreciar en la percusión me han parecido curiosos, muy bien metidos y que aportan bastante potencia a la canción, como lo hace el juego de voces entre voces limpias (graves o agudas) y voces guturales, que enriquece bastante el resultado. No obstante también tengo que decir que las voces limpias en este corte no me han terminado de llenar del todo, no porque sea malo ni mucho menos, pero quizá sí que hay momentos donde he encontrado esta parte un poco lineal y creo que podría haber sacado mucho más jugo con algún giro, pero también tengo que decir que las voces van a mejorar y bastante a lo largo del álbum.

Y lo vamos a ver rápido, ya en el tercer tema, “Alas de Mimbre”, donde la voz comienza ese ascenso particular que decía en el párrafo anterior, logrando un resultado mucho más llamativo. Nos vamos a encontrar con un juego de guitarras interesante y que aporta mucho al resultado final del corte en lo que a la calidad del mismo se refiere, a lo que podemos unir un bajo que da toda la fuerza de la canción. Pero si hay una mano que se va a notar mucho (y enlaza con algo que decía al inicio de este texto) es la mano de Elena Alonso y sus teclados, aportando unas melodías espectaculares que le dan toda esa atmósfera y toda esa magia a la canción, una de esas que decía antes que no se podría entender sin los teclados.

“Triste Mortal” se inicia con un protagonismo absoluto de los teclados durante los primeros instantes, para dar paso tras un breve parón a una canción repleta de potencia en todos los aspectos, con unas líneas de guitarra realmente excelentes. A mi parecer es una de las canciones más completas, que emplea un buen puñado de recursos (sobre todo en la percusión, con varios cambios de ritmo que nos hacen no dejar de prestar atención ni un solo segundo a lo que suena) y un bajo que sigue con esa senda potente vista en el corte anterior, reclamando un protagonismo que muchas veces queda tapado con las guitarras, pero que en este caso merece por méritos propios. A la postre se ha convertido en uno de los cortes que más me han gustado de este disco, y se debe a esa vorágine de sonidos que decía, que lo convierte en algo realmente excelente, a la altura de los músicos que forman esta banda sin duda alguna.

Seguimos descubriendo este “Origen” de Lethargus con “Corazón Delator”, un corte que arranca con una batería que se convierte en un auténtico vendaval, aportando potencia, ritmo, contundencia y pegada. A todo esto se une un bajo que sigue en su faceta de aportar mucha potencia a la música de la banda, uniéndose unas líneas de seis cuerdas muy bien elaboradas, logrando así un cóctel sonoro de los que gustan y de esos que en directo ponen a saltar hasta a los cimientos de la sala. Para terminar de rematar otra composición que me ha parecido excelente tenemos una de las mejores líneas vocales de todo el álbum, mostrando esa curva creciente que comentaba al inicio y que nos descubre poco a poco a un gran cantante, sin duda una de esas canciones para escuchar en bucle.

Perdido” es un tema directo, posiblemente la canción con el ritmo más rápido de todo el disco, y de nuevo una canción que nos va a dejar claro por qué hay canciones que sin la mano de Elena Alonso de por medio no se entendería, ya que sobre los teclados recae gran parte del resultado final de este tema. Un resultado espectacular, una canción muy directa, y tras varias escuchas, mi favorita del álbum. Una canción que creo que es mejor escuchar ya que empezando por la estructura tan bien delimitada, siguiendo por el ritmo, y acabando por las partes de cada uno de los músicos, lo que nos vamos a encontrar aquí es una bomba de relojería lista para estallar en nuestros oídos y hacernos disfrutar de lo que Lethargus es capaz de ofrecer.

Encaramos la recta final del disco con “Letargo”, una canción instrumental que me recuerda ligeramente al inicio del disco, jugando con la percusión y logrando una sensación de asimetría que lo convierte en interesante, ya que esa asimetría provoca una especial atención a lo que se está escuchando, buscando donde va a estar el siguiente golpe que rompa esa simetría que suele haber en la música. A diferencia del inicio, aquí no vamos a tener el juego vocal que había en ese instante, pero esta canción tampoco requiere ese juego, ya que tal como la han plasmado en el disco tiene todos los componentes que necesita para ser considerada una imprescindible en su set, ahora por razones evidentes, pero en el futuro, cuando su repertorio sea más amplio y les obligue a dejar canciones de lado, estoy convencido que esta seguirá siendo una fija.

Cierra el disco “Sin Perdón”, un corte que de nuevo vuelve a tirar de fuerza para dar el cierre que necesita el álbum. Con unas guitarras contundentes y afiladas, la entrada de la voz da el pistoletazo de salida a una nueva muestra del gran músico que se oculta tras la batería, con un juego de ritmos y sonidos espectacular. De nuevo vamos a ver ese juego con los guturales que vimos al inicio, y de nuevo vamos a tener unos coros soberbios, aportando mucho al resultado final de esta canción, que podríamos decir que engloba todos los elementos que forman parte del universo particular de Lethargus y que dan pie a su sonido, condensado en unos minutos y mezclado de la mejor forma posible para dejar una muestra difícilmente mejorable de a qué nos referimos al hablar de esta banda.

En definitiva, nos encontramos ante un disco debut, con lo que ello implica (siempre en un debut van a salir cosas que, a gusto de unos se pueden mejorar y a gusto de otros están muy bien), pero si hay algo que se nota, y creo que es irrefutable, es que los músicos que hay tras el nombre de Lethargus tienen ya una amplia experiencia sobre las tablas, y la ponen al servicio de la música para lograr así un disco debut excelente, mostrando sus puntos fuertes y trazas de por dónde van a orientar el sonido de sus composiciones, pero también mostrando que esto no va a implicar un cierre en banda a otros sonidos que puedan enriquecer el universo musical de la banda madrileña, logrando así tener una serie de recursos que pueden dar mucho juego, algunos de estos recursos los hemos visto en este disco, y si algo nos queda claro, es que este “Origen” no podía ser más fiel a su significado, ya que estamos ante el origen de una banda que, seguro, en el futuro cercano nos va a regalar grandes discos, y que tiene un futuro impresionante por delante, siempre que la suerte se ponga de su lado, al menos, esa parte que escapa del control humano, porque base y calidad para llegar lejos tienen, y lo dejan claro con este disco.

Joseph Draven

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies