Crónica e imágenes de CASABLANCA en la sala Moby Dick de Madrid – 17.11.17

0

17.11.17 – Sala Moby Dick – Madrid

Homenaje, sentimientos y emociones…

El paso inexorable del tiempo, hace que algunos trabajos discográficos de nuestro rock, vayan cumpliendo una serie de décadas, con méritos suficientes para recibir un homenaje y ponerlos en valor, reconociendo la labor de sus creadores, y posibilitando que las nuevas generaciones que no tuvieron la suerte de vivirlo in situ, puedan disfrutarlo en vivo, y los que si lo hicimos lo volvamos a recordar. En esta ocasión, íbamos a ser testigos de la interpretación en directo y al completo, del primer álbum de los madrileños Casablanca, ‘Rock and Roll en el bar de Rick’, con motivo de su 30 Aniversario. Para ello, el principal artífice de este proyecto, el bajista Carlos “Nano” Hervás, le propuso a su amigo, el batería José Martos (Atlas, Barón Rojo, Topo, Niágara), que le acompañara como base rítmica fija en esta importante noche, en la que iban a desfilar muchos músicos que han tenido alguna conexión con Casablanca. Cómo iba a ser habitual en la noche madrileña, la agenda de conciertos este mismo viernes iba a estar plagada de eventos, aunque para nosotros esta cita con la historia, iba a tener preferencia sobre cualquier otra, porque sabíamos que lo que allí iba a ocurrir sería irrepetible y queríamos compartirlo con muchos músicos y amigos. Mis primeros recuerdos de Casablanca se remontan al embrión de la banda, cuando se llamaban Mamut, pudiéndoles ver en directo, y quedando en mi memoria la hilarante letra de “El planeta del placer”, que durante mucho tiempo no pude sacarme de la cabeza.

Como maestro de ceremonias contamos con el inefable, solícito y jocoso, Óscar Sancho, vocalista de Lujuria y conocedor de la historia de nuestro rock como pocos, que a través de su programa semanal de Radio “Rockcinante“, mantiene viva la llama de formaciones como Casablanca, siguiendo la carrera de sus músicos y su trayectoria.

El primero de los invitados en participar fue Juanjo Temiño, compañero de Nano en Rock & Blues, que abrió la velada con “Rey del siglo XX”, y que sufrió pequeños problemas técnicos con la pedalera. Supo solventar esos detalles y su voz volvió a destacar dentro de la sala, quedándose después en el siguiente tema “El adivino“, con Nano a la voz.

Los siguientes músicos en comparecer fueron el versátil guitarrista Eduardo Pinilla (All Men Brothers, Coz, Sabina, Ñu), junto a su compañero en Burning, el batería uruguayo Kacho Casal, aquí en labores vocales y con chuleta en mano, lanzándose con “Plan B” y animando al público para que coreara la canción.

Con Eduardo todavía en el escenario y subiendo Gaby de Val (The Val) en lugar de Kacho, fue el momento de “Corta la sesión“, una de las canciones más emblemáticas de Casablanca, donde la voz de la desaparecida Azucena aún resuena entre nosotros. Gaby con su clase y elegancia, le imprimió su sello personal, enriqueciendo y llenando de matices una letra inolvidable.

Turno después para la destreza de la guitarrista Marisa de la Plaza, en uno de los temas más cañeros de la formación y antes citado “El planeta del placer”, aunque ahora un tanto más suavizado de como yo lo recordaba en su época. Marisa continuó con “La señal“, incorporándose de nuevo Gaby de Val, y contando también con el teclista Marcel Beltrán, que milita en el otro proyecto de Nano, All Men Brothers, además de ser músico de sesión y profesor, y que participó en varios temas posteriormente.

El guitarrista británico, aunque residente en España desde hace mucho tiempo Stevie Zee, fue el siguiente músico en aparecer. Mostró su simpatía y nos comentó que era la primera vez que cantaba en castellano. El festivo y aclamado “Me liaste niña”, junto a “Nena estabas buena“, canción inédita que salió como cara B del single “Corta la sesión”, fueron los temas en los que participó.

Para “Todo esto me sube“, contaron con la presencia del vocalista y bajista de Topo, José Luis Jiménez, ocupándose Nano de la guitarra, y apoyados por la voz de Gaby de Vall y los teclados de Marcel Beltrán. Completaron su primer álbum, con el inédito incluido, y en el mismo orden que en el disco, con “Pastel de miel (Honey Pie)”, emotiva versión de los Beatles.

Y no iba a terminar el entrañable show, todavía nos quedaban muchas sensaciones por descubrir, como la colaboración del multiinstrumentista uruguayo Flaco Barral (Azahar, Labanda). Intervino en dos temas como, “Hija del sol” del disco ‘La Noche‘ y en “Malas lenguas” de ‘Río‘, haciendo uso de un curioso instrumento de cuerda de origen hindú llamado chaturangui, como él mismo nos explicó después del concierto, y que fue un magnífico placer escuchar.

El siguiente músico en subir al escenario fue el líder de Asfalto, Julio Castejón, que ejerció de productor en el segundo trabajo de Casablanca ‘La noche’. De este disco son los dos temas en los que participó, el primero “Dulce y extraordinario” y el segundo “Estoy no estoy“, con Kacho esta vez sí a la batería y con José Martos a la armónica.

El último invitado en aparecer fue el guitarrista de Topo y Rock & Blues, Lele Laina, que también fue productor de Casablanca, en este caso del tercer disco, ‘Río‘. Y su colaboración fue con dos cortes de este trabajo como “Pregunte a su mujer” y la cachonda “Barbitas guapetón”. Este último es una adaptación del tema de Huey Lewis and The News, que como Nano nos contó, le dedicaron a Terry Barrios una noche que paseaban por la madrileña calle de La Cruz, y una prostituta se le acercó y le preguntó “Barbitas, guapetón ¿echamos un polvo?”. A mi lado estaban Marga la viuda de Terry y su hija, que mostraron su carga emotiva con lágrimas en los ojos durante toda la canción.

Como no había mucho tiempo para hacerse rogar, Nano anunció un único bis para concluir la velada, y no fue otro que el “Himno de la alegría“, con todos los músicos participantes encima del escenario y poniendo un bonito colofón, con todo el público coreando esta célebre canción.

Esta noche será inolvidable e irrepetible para todos los que allí estuvimos, compartiendo emociones con muchos músicos (da gusto verlos dando calor a otros compañeros) y amigos, y recordando a una banda como Casablanca que nunca dejará de ocupar un espacio en nuestra memoria musical. Esperamos que esta despedida de los escenarios del magnífico batería y mejor persona José Martos, sea un descanso temporal, y volvamos a poder reencontrarnos en los escenarios.

Tanto el batería Terry Barrios, que nos dejó en 1992, como el guitarrista Pachi Escolano que lo hizo en 2013, miembros fundadores de Casablanca, como la vocalista Azucena Martín-Dorado, el teclista Víctor Ruíz que se fueron en 2005, y el ingeniero de grabación de “Rock and Roll en el Bar de Rick”, el más cotizado de la época, Pepe Loeches, que falleció en 2013, seguro que desde allí arriba se deben de sentir muy orgullosos del magnífico homenaje que se les rindió un 17 de Noviembre de 2017.

Texto y fotos: José Luis Martín

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies