CD REVIEW: ADAMANTIA – “Pandora”

0

Artista: ADAMANTIA
Álbum: Pandora
Sello: Autoproducido
Fecha: 7 de octubre de 2019
Nota: 10/10

ADAMANTIA es de esas bandas que dejan sin palabras, sobre todo ver que no se genera la repercusión que creo que merecen tener. Formados en el año 2015 por los hermanos Fran y Manuel Soler (guitarra y voz respectivamente), entrando a formar parte Mario Garcia (ex Dark Moor) y Tato Bazán Sulzberger (bajo y batería), editaron un grandísimo disco que quizá pasó un poco desapercibido a nivel general como fue “U.N.O: Una Nueva Odisea”, un debut muy ambicioso que nos mostró unas composiciones de un nivel muy alto y un cuidado por el detalle casi obsesivo.

Las salidas de Manuel Soler y Mario García fueron cubiertas con Isra Gadea a la voz y José M. Pérez al bajo, siendo esta la formación actual que presenta al mundo, tras un año de duro trabajo, este “Pandora”, un disco que me ha dejado sin palabras y que cuanto más lo escucho más me gusta.

Un trabajo descomunal, exquisito, muy cuidado y mimado que muestra una madurez espectacular en un corto lapso de tiempo, pues no hay que olvidar que hablamos de una banda con apenas cuatro años de vida (aunque sus músicos tengan dilatada experiencia sobre las tablas). El disco que han logrado hacer con este “Pandora” no sólo debería confirmarles como una banda de presente y futuro, sino que, bajo mi punto de vista, debería ponerles a codearse con los grandes nombres del país, y esto no hace falta que lo defienda un redactor de un medio (sea yo o sea X del medio que sea), esto lo defiende sobradamente su música, que sólo se me ocurre un calificativo que se pueda aproximar a lo que se merece: es espectacular.

Comienza el disco con una breve introducción, completamente instrumental, titulada “La Caja”, un título para esta apertura que más acertado no podría ser, ya que abrir este álbum es abrir la caja de Pandora (perdón por el juego fácil que había aquí), pero en el buen sentido, ya que nos vamos a meter de lleno en un viaje musical sublime, y esta introducción es una forma inmejorable de abrir boca, ya que enlaza directamente con uno de los adelantos del álbum, “Vida”, un tema que muestra la potencia y la garra que tiene la banda, las ganas de hacer una verdadera obra maestra, con un inicio que va en un in crescendo maravilloso con la entrada de las guitarras de Fran Soler mientras tenemos de fondo la parte orquestal, desatando toda su fuerza con la entrada del bajo de José M. Pérez (qué gran trabajo, el bajo me ha parecido espectacular) y el metrónomo perfecto en que se convierte Tato Bazán Sulzberger. La entrada de Isra Gadea ya nos va a dejar una muy grata sorpresa, y es que el despliegue vocal que hace es realmente abrumador, mostrando una calidad muy alta y haciendo un trabajo perfecto para dotar de aún más potencia a una canción que tiene un estribillo de esos que se graban a fuego en el cerebro. En definitiva, una apertura por todo lo alto para este nuevo trabajo, que nos muestra en apenas unos minutos lo que comentaba antes: detrás de este disco hay un trabajo muy cuidado y meticuloso por parte de cada uno de los miembros de Adamantia.

Seguimos con una de esas canciones que por una razón u otra acaban llamando poderosamente la atención, “Deus Ex”. Un corte que de nuevo hace un despliegue de fuerza sublime y nos sigue mostrando la enorme y grata sorpresa que ha supuesto escuchar cantar a Isra Gadea en este álbum. Un trabajo destacable también por parte de la base rítmica de la formación, dotando de gancho y garra, manejando los cambios de ritmo con una facilidad que parece que se puede hacer con los ojos cerrados, sobre todo en el caso de la batería, con unos giros sobre todo en los bombos que son más que interesantes. La orquestación que acompaña a esta canción es una verdadera delicia ya no sólo para los amantes del Power Metal Sinfónico, sino para los amantes de la música en general, siendo una verdadera obra de arte salida de la cabeza de Fran Soler, que lo remata con un solo de guitarra marca de la casa, dejando una canción realmente exquisita, de las que más me han gustado del disco (y es muy difícil destacar una por encima de otra). Como curiosidad, la letra de esta canción está escrita por Manuel Soler.

“Las Cuatro Verdades Nobles” tiene un mensaje más que interesante, un corte con una atmósfera oscura que intenta transmitir un mensaje de esperanza basándose en el principio budista de las cuatro verdades nobles. A nivel musical nos vamos a encontrar con una canción que comienza con un solo inconfundible de Fran Soler, dando paso a una vorágine musical que sí que hay que decir durante los primeros segundos de batería maneja un ritmo algo más lento, para dar ese pequeño acelerón y desembocar en la entrada de la voz, que juega con guitarras limpias y la sección de cuerda de la orquesta durante unos instantes, volviendo después toda la artillería pesada y logrando así darle una grandeza a la canción que me ha dejado sin palabras. Una muestra de que saben usar muy bien los recursos que tienen para lograr mantener siempre la atención, ya que llega un momento que la atmósfera se torna algo más oscura durante unos instantes, con una voz más agresiva. En su conjunto un tema muy completo y que mantiene un nivel de calidad altísimo en este “Pandora”.

Seguimos con “Lucha de Titanes”, una canción espectacular de cabo a rabo. De nuevo un tema que desprende fuerza, garra, que tiene gancho, un sonido exquisito y adictivo, un despliegue instrumental excepcional y a nivel vocal es espectacular, jugando con la entonación de una forma maravillosa y que lo hace parecer sumamente fácil, pero el clímax con esta canción llega en el momento en que vamos a escuchar el estribillo, ya que decir que es adictivo es quedarse corto; este es de esos estribillos que te pasas una hora tarareando sin darte cuenta, porque es realmente espectacular, y esta es una de las muchas razones por las que decía antes que me resulta sumamente difícil destacar un tema por encima de otro, ya que si en “Deus Ex” decía que era de las que más me había gustado por la orquestación, esta lo sería por ese estribillo tan magnífico que tiene, una muestra más del trabajo tan bien hecho que ha dejado registrado el grupo.

Llegamos al ecuador del álbum con “Hielo en la Sangre”, un ejemplo claro de por qué he resaltado tanto la fuerza que desprende este disco, en este caso aportada en gran medida por la batería. El juego de guitarras es de nuevo una verdadera maravilla, apoyándose en un bajo que trabaja a la perfección, formando todo el colchón ideal para que, una vez más, Isra Gadea sorprenda haciendo un trabajo titánico a la voz. La parte orquestal está muy meditada y eso se nota en el hecho de que entra en los momentos adecuados para realzar la fuerza de la canción. Un gran corte que también fue uno de los adelantos del disco, el que más tiempo lleva circulando por las redes y una clara muestra de lo que Adamantia es capaz de ofrecer, aunque si de algo no me cabe duda es que esto es sólo un punto de partida, la curva ascendente que tiene ante sí el cuarteto de músicos que forman parte de la banda es espectacular.

Viajando por la Luz” es la balada del álbum, un comienzo que nos destapa una faceta más melódica de la voz aunque sea redundante decirlo, y voy a intentar explicarme. Si bien es cierto que el despliegue vocal de Isra Gadea hasta ahora me ha sorprendido por la potencia vocal que está demostrando en el disco, es cierto que también tiene un fuerte componente melódico que no se ha citado, pero que está ahí y que le da una identidad muy característica a su voz, pero en este corte predomina totalmente esa parte, y de ahí que se cite de esta manera. A nivel musical tenemos un trabajo muy mimado, logrando una balada excelente, que destila belleza en cada segundo de duración, logrando así que el nivel se mantenga sin ningún problema, y mostrando también esa madurez que comentaba al inicio de la reseña, ya que es complicado meter una balada tras una canción tan potente como “Hielo en la Sangre” y que quede perfecta, como es el caso.

Retomamos esa senda de caña con “Doble”, que tiene un comienzo potente con toda la parte instrumental iniciando por todo lo alto, para dar paso a un solo que, nuevamente, nos muestra el pedazo de guitarra que es Fran Soler, y desembocando en un corte que juega a las mil maravillas con la batería y las guitarras para seguir dejándonos patente que tienen un buen abanico de recursos y que saben cómo aprovecharlos para que el interés por su música no decaiga ni por un solo segundo. El juego de sonidos que nos encontramos es sumamente interesante, y esto se extiende a la voz, haciendo de nuevo un juego sensacional la letra para lograr un resultado sublime, que nos deja otro estribillo de esos de enmarcar, pero además saliendo a un parón casi en seco para seguir con ese juego de sonidos comentado que hace que, una vez más, nos ofrezcan un tema que tiene su propia atmósfera dentro de ese microcosmos particular que consigue generar el álbum. Un trabajo sensacional, de nuevo.

Imágenes” es una canción que tiene una curiosidad, y es que Fran Soler ya la publicó en su segundo disco en solitario, “The Change”, y cito esta curiosidad porque me resultó llamativo en la primera escucha, y tras varias escuchas más pensé que sería interesante hacer esa, a veces inevitable, comparativa entre ambas versiones, y tras hacerlo debo decir que no puedo compararlas ya que cada una tiene su punto, y siendo la misma canción suena tan diferente que no parece la misma salvo por la letra y los solos de guitarra, pero incluso manejando los mismos solos consiguen hacerlos sonar diferentes en la versión de “Pandora” respecto a la versión de “The Change”, y esto es para quitarse el sombrero bajo mi punto de vista, porque muestra que, sin querer perder la esencia que tenía en su momento la canción, han sabido dotarla de, por así decirlo, el “ADN Adamantia”, y hacer que parezca una canción compuesta específicamente para este disco, algo que, como digo, me parece muy destacable por parte de la banda, sobre todo porque, como digo, la estructura que mantiene la canción es la misma en ambas versiones, y hacer que teniendo la misma estructura y mantener prácticamente intactos los solos, lograr que suene tan diferente es complejo. El corte sigue mostrando una fuerza descomunal y un trabajo meticuloso, con una atmósfera algo más oscura respecto al corte anterior para seguir logrando el resultado que están logrando con todo el disco, una verdadera maravilla.

“Tierra Hostil” es un corte que empieza con una batería que por un momento nos hace pensar que va a desembocar en un tema con velocidad, pero al inicio es justo todo lo contrario, un ritmo lento con un solo interesante que da pie a unos instantes de guitarra y a la entrada de toda la parte instrumental donde sí se acelera algo el ritmo pero sin llegar a la explosión de velocidad que nos hacía sospechar el inicio con la batería, pero ojo, esto no es ni mucho menos algo negativo, justo todo lo contrario, ya que esa forma de jugar con lo que se espera y lo que hacen es algo que no es muy habitual y lo han hecho con una maestría fuera de toda duda. El juego de ritmos y sonido que tenemos es sensacional en todos los sentidos, algo que viene siendo una constante en todo el disco y que provoca que a estas alturas estemos sin elogios para este álbum, buena muestra del buen trabajo llevado a cabo por Adamantia. Esta canción nuevamente muestra recursos muy bien empleados, en este caso en los estribillos, donde al inicio hay un cambio de ritmo momentáneo que refuerza la potencia que adquiere la canción cuando se vuelve al ritmo normal de la misma. El solo de guitarra sólo tiene dos palabras para definirlo: Fran Soler; pero si hay algo que me ha gustado particularmente es el bajo, que está (como pasa en todo el disco) muy bien trabajado, quizá en este tema se me ha hecho aún más imprescindible si cabe, y de ahí que lo destaque ahora, porque realmente el trabajo de José M. Pérez ha sido también muy destacable.

Encaramos la recta final con una canción que me deja sin calificativos, “Pandora”, donde cuentan con la colaboración de las voces de Manuel Soler y Carmen Xina (Oker). Un tema que destila garra, fuerza y potencia a raudales, que tiene una potencia sonora aplastante y que se refuerza con el contraste que hacen las voces de Manuel Soler y Carmen Xina de entrada, un contraste excelente y que hace que el cierre del álbum sea una verdadera animalada en el buen sentido, con un tema que decir que es espectacular es quedarse corto. Siguiendo con el contraste de voces no nos podemos olvidar de Isra Gadea, que también le vamos a escuchar en este corte y esto convierte esta canción ya no sólo en una de las mejores del disco, sino en una de las mejores de Adamantia en general, y poniendo un listón realmente altísimo en la calidad musical que es capaz de lograr la formación; es una de esas canciones que más que soltar un texto repleto de elogios es mejor escucharla y deleitarse con cada segundo de la misma, disfrutando al máximo de todo lo que ofrece.

Cierra el disco, a modo de outro y nuevamente con un título inmejorable, “Sonata Final”, un corte que de nuevo es instrumental al igual que la obertura del álbum, dejando así un disco redondo en todos los sentidos.

En conclusión, el trabajo que han desempeñado los chicos de Adamantia con este “Pandora” justifica más que sobradamente que se hayan pasado un año para poder tener el disco completo, ya que la cantidad de trabajo que se puede apreciar simplemente escuchando el disco y la calidad final obtenida son justificación más que sobrada para este lapso de tiempo (a todo esto hay que sumarle la dificultad que supone que los músicos no residan en la misma ciudad). Un resultado que, teniendo en cuenta que hablamos de un disco autoproducido, es para quitarse el sombrero. Como decía al inicio de esta reseña, sólo cabe esperar que este trabajo no pase desapercibido y les sirva para lograr meterse de lleno entre los grandes nombres de nuestro metal, y más en un género tan difícil como el Power Metal Sinfónico; desde luego cualidades, capacidad, material y calidad para ello han demostrado tener con este “Pandora”, un disco que se ha colado de lleno entre los discos del año para quien les escribe, y que recomiendo encarecidamente escuchar con calma; habrá a quien no le guste y, por supuesto, me parece totalmente respetable, pero estoy convencido de que a quien no conozca Adamantia y le gusten bandas como Kamelot, este disco le va a convencer lo suficiente como para darle una oportunidad a Adamantia.

Joseph Draven

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies