CD REVIEW: CRAZY LIXX – “FOREVER WILD”

0

Artista: Crazy Lixx
Álbum: Forever Wild
Sello: Frontiers Music
Fecha: 17 de mayo de 2019
Nota: 7/10

Crazy Lixx es una de esas bandas que en los últimos tiempos intentan volver a llevar al oyente a la década de los ochenta, aquélla donde el hard rock y el heavy metal eran los estilos dominantes. Así, la banda sueca, formada en el año 2002 y compuesta por Danny Rexon a la voz, Joél Cirera a la batería, Jens Sjöholm al bajo, Chrisse Olsson a la guitarra y Jens Lundgren a la guitarra, vuelven con un nuevo disco bajo el brazo, plagado de ese sonido que, respetando la máxima de buscar ese sonido ochentero al más puro estilo Bon Jovi (por citar un ejemplo), es muy reconocible, mostrando esos elementos que hacen de la música de los suecos algo diferente.

Empezamos con un corte contundente, titulado “Wicked”. Como decía en el párrafo anterior, rápidamente vamos a ver esos sonidos cercanos al hard rock clásico de los ochenta. Con una voz potente y unas líneas interesantes, la canción se apoya en unas guitarras contundentes que realizan un juego melódico exquisito y una base rítmica que funciona como el perfecto metrónomo que necesita este tipo de música. Sin duda es un buen comienzo que deja claro desde el primer segundo lo que nos vamos a encontrar en este disco, y que sin duda gustará a mucha gente, en vista de que el rock y el metal clásico vuelven a estar a la orden del día.

Seguimos con un corte que tiene un inicio de guitarras de lo más interesante, titulado “Break Out”. Tras esta introducción comentada entra toda la base instrumental, cambiando las guitarras con la entrada de la voz. Una canción que sigue una estela musical muy similar a la del tema anterior, por lo que salvo la letra y algún que otro punto en la voz, así como la melodía, pocas diferencias nos vamos a encontrar en estos dos primeros cortes del disco.

“Silent Thunder” se inicia con un combo de teclado y guitarra en los primeros compases. La entrada de la voz nos muestra un registro algo más grave que en los dos casos anteriores, pero sin duda el punto álgido de esta canción es el estribillo, que resulta una verdadera maravilla musical en todos los sentidos, teniendo una melodía exquisita y la potencia necesaria para hacerlo realmente adictivo, siendo uno de los primeros puntos altos del álbum.

En “(She’s Wearing) Yesterday’s Face” tenemos el inicio más puramente hard rock de lo que llevamos de disco. Guitarras contundentes con una voz que sube de nuevo a los agudos mostrados al inicio del álbum para dejar registrado un gran tema. Un compás pegadizo y fácil de seguir pero que tiene su parte de potencia en las guitarras y una línea vocal exquisita para lograr uno de los mejores cortes del álbum con diferencia.

Seguimos con la canción más lenta en cuanto a ritmo de esta primera mitad del álbum, “Eagle”, y si citaba al inicio como ejemplo Bon Jovi, esta es la canción que más nos puede recordar a estos últimos. Baja considerablemente el tempo, lo que acompañado de una faceta mucho más melódica en las guitarras nos ofrece ese corte relajado pero repleto de sonidos realmente exquisitos. Pero si hay algo que va a destacar sobremanera es el juego vocal que vamos a poder escuchar, subiendo y bajando los registros a lo largo del tema mostrando un control y un trabajo descomunal. Un resultado espectacular que lo mete de lleno entre los tres mejores del disco.

Encaramos la segunda mitad del álbum con “Terminal Velocity”, que tiene un ritmo similar al corte anterior pero que a mí me ha dado la sensación de que tiene algo menos de pegada que el corte anterior. Algo menos de contundencia en las guitarras y en la voz que nos lleva a tener esa sensación de que a la canción le falta algo de pegada para poder impactar tanto como el tema anterior, perdiendo algo de fuelle, sin que eso lo convierta en un mal tema en absoluto. La canción en sí es bastante buena e interesante de escuchar, pero quizá dejaría mejor sabor de boca si no la hubiesen puesto justo después de una canción tan espectacular como “Eagle”.

Sin grandes florituras pero con una melodía exquisita tenemos “It’s You”, una canción que tiene uno de esos estribillos espectaculares. Tiene una faceta totalmente melódica en una línea muy similar que el caso anterior en las estrofas, pero que a diferencia del caso previo, desemboca en un estribillo impresionante, lo que hace subir enteros a esta canción, logrando de nuevo un resultado muy interesante.

Llegamos al corte que si no es la balada bien podría funcionar como tal, “Love Don’t Live Here Anymore” es esa canción que por tempo, melodía, entonación y demás puede funcionar perfectamente como la balada del álbum. Un gran resultado logrando crear una atmósfera única que rompe con todo lo anterior, teniendo un trabajo vocal soberbio y a nivel instrumental es una verdadera maravilla, entrando en ese top-3 particular que suelo hacer en cada disco sin duda alguna, ya que es una de esas canciones que escuchas una vez, y dan ganas de poner la repetición en bucle para escucharla un buen puñado de veces más.

Encaramos la recta final del disco con “Weekend Lover”, retomando de nuevo esas guitarras contundentes marca de la casa para dejarnos un tema con cierto aire macarra, o al menos esa es la sensación que me ha dado a nivel instrumental sobre todo en las guitarras. El teclado aporta en esa elegancia imprescindible que desemboca en un estribillo de matrícula de honor. Tiene un gran número de elementos que forman un gran corte de hard rock, y sin duda una de esas canciones que harán las delicias del respetable en los directos.

Cierra el disco un corte excepcional, “Never Die (Forever Wild)”, una canción que comienza con guitarra limpia durante los primeros segundos y que da paso a una canción que recupera de nuevo ese punto de velocidad que parecía haberse perdido en esta segunda mitad del álbum, Se aprecia algún elemento que no se había visto en los cortes anteriores, haciendo de esta canción la más completa del disco y ya no sólo una que entra de cabeza en el top-3 del disco, sino que a mí, personalmente, me ha parecido la mejor del disco, además de un broche de oro espectacular e inmejorable.

Un disco que por momentos quizá me resulte algo lineal, por momentos sin sorprender apenas, pero que es un muy buen disco y que a fans de bandas como los citados Bon Jovi o bandas similares seguramente encantará. Tiene muestras de canciones muy bien trabajadas y completas, y otras que se quedan un poco cojas, bien porque tienen una estructura parecida a alguna anterior que es bastante más interesante, o bien porque da la sensación de faltarle algún elemento que le de ese plus de potencia y que lo haga destacar especialmente; pero pese a esto, como digo, nos encontramos con un buen disco.

Joseph Draven

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies