CD REVIEW: ARMANDO ROCK – «A.R. II»

0

Artista: Armando Rock
Álbum: A.R. II
Sello: Rock Estatal 
Fecha: 18 de diciembre de 2018
Nota: 7’5/10

Hay nombres que no necesitan ningún tipo de presentación, y uno de esos nombres es el de Armando de Castro, guitarrista de sobra conocido por haber sido parte de los míticos Barón Rojo. Junto a él, en esta aventura musical participan músicos de la talla de, Manuel Escudero (Sacramento, Medina Azahar, Santelmo…) a la voz, Ángel Arias (Niegara, Barón Rojo, Atlas… ) al bajo y Rafa Díaz (Barón Rojo, Easy Rider…) a la batería.

Surgidos a finales del año 2016 editando al poco tiempo su primer trabajo discográfico, “AR I” y tras un cambio completo de formación (el line up original de la banda era con Vanesa Gallego a la voz, Carolina Blanco al bajo y Juan Pedro Lorite a la batería) comenzaron a grabar su segundo disco, que lleva por título “AR II” y viene a confirmarlos como una potencia creciente del Hard Rock nacional.

Un disco que no va a ofrecer nada que no se pueda esperar viendo el elenco de músicos que lo componen, que es hard rock de la vieja escuela por cada segundo de reproducción. De gran calidad, no se puede discutir esto, y desde luego tampoco se puede esperar otra cosa, pero al fin y al cabo hard rock puro y duro, y claramente lo vamos a ver en el primer corte, “¿Cómo logras funcionar?”, un ritmo fácil de seguir y pegadizo, donde muestran lo que mejor saben hacer.

Y esta va a ser la tónica general del álbum, con temas que varían los ritmos y nos pueden recordar a algunas de las bandas por las que han pasado los músicos (sobre todo vamos a ver muchas reminiscencias de Barón Rojo, pues no en vano el compositor principal es Armando de Castro), y quizá uno de los cortes donde más vamos a notar esa fuerte influencia es el segundo, “Juego de necios”, que si le meten un toque un poco más potente podría llegar a pasar por un corte de la mítica banda española. No obstante, si hay una canción que tal como queda en el disco podría pasar por una de Barón esa es, sin duda, “Carne de Cañón”, incluso el título podría pasar sin problemas.

Y por estos derroteros vamos a encontrar todo lo que vaya sonando por los altavoces de nuestro sistema de reproductor, con variaciones de ritmo y guitarras algo más afiladas como en el caso de “Una de Zeppelin”, en la que bajando algo el ritmo pero sin renunciar a nada de la potencia vista anteriormente vamos a ver un corte de hard rock directo, contundente y potente.

En esa combinación de ritmos y sonidos hay espacios también para melodías algo más pegadizas y letras de esas que se escuchan con atención y se quedan en la cabeza, tal es el caso de “Rompiendo”, una canción que por momentos incluso me ha traído a la mente algún sonido de Leño, mostrando de paso que, aunque sus influencias sean las que son y que su compositor es quien es, saben adaptarse a otros sonidos que les hagan salir de ese umbral de lo esperado y sorprender en algún momento en concreto del álbum, lo que resulta muy de agradecer.

También nos van a mostrar una vertiente mucho más melódica con “Muy Duro”, donde priman las guitarras limpias, la melodía, una línea de bajo excelente y, en definitiva, un resultado exquisito, al menos a mí me ha parecido una de las mejores canciones del álbum.

En los siguientes cortes poca sorpresa nos vamos a encontrar, como veíamos al principio del álbum, hard rock de la vieja escuela llevado a su máxima expresión en cortes como “Enhendrix” o “No Somos Nadie”, con esos ritmos de compases fáciles de seguir y estribillos pegadizos, cortes muy bien elaborados y resueltos con la maestría que se le presupone al elenco de músicos que forman esta banda. Y entre medias alguno de esos cortes que, como decía de algún tema anterior, podría pasar por un corte de otra mítica banda española, como es el caso de “La Llama de la Libertad”.

Y, sin embargo, el cierre es otro corte que sorprende, mezclando sonidos de guitarra limpia y distorsionada y volviendo a dar mayor protagonismo a la melodía, llevando por título “Sueños”, siendo el corte más largo, complejo y exquisito de este disco, siendo un cierre excepcional para un disco que, al menos para mí, se queda en un buen disco sin más.

Y digo esto porque creo que los músicos que forman parte de esta idea de Armando de Castro podrían hacer un disco rompedor, buscar algo diferente y sorprender al mundo haciendo uno de los discos del año, pero en cambio, a excepción de un par de canciones, nos vamos a encontrar con un disco que ofrece lo que se presupone, sin ofrecer ninguna sorpresa especialmente destacable, sin inventar nada nuevo; no lo necesitan atendiendo a sus carreras, pero quizá habría sido de agradecer encontrar algo diferente y que nos haga redescubrir el enorme talento que esconden estos músicos.

Joseph Draven

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies