THE POODLES: CRÓNICA E IMÁGENES DE MADRID

0

David Garbajosa nos trae la crónica e imágenes del paso de NATRIBU, OVERLOUD y THE POODLES en la capital…

THE POODLES
OVERLOUD + NATRIBU

9 DE FEBRERO DE 2014 – SALA SHOKO – MADRID

Nos ponemos en marcha, no sin antes ver un Madrid pasado por agua, que hizo que la tarde no fuera del todo agradable. Una tarde de domingo más propicia para quedarse en casa bajo la manta viendo llover tras la ventana. Pero no podíamos dejar pasar la oportunidad de ver a los suecos The Poodles, que una vez más se acompañarían de unos Overloud que se están haciendo un hueco en el panorama del hard rock en España. Para ésta fecha en Madrid, les acompañarían Natribu.

 

Una vez llegados a la sala Shoko, la cual no conocía y me lleve una muy buena sensación de ella, los más tempraneros en llegar a la sala se agolpaban en la entrada refugiándose de la lluvia y con ganas de disfrutar de estas tres grandes bandas. Puntuales salían Natribu con una sala aun por llenar. Buen combo con el que nos encontramos para empezar esta velada. Era la primera vez que veía a la banda y ya pudimos ver, los que allí nos encontrábamos, que contaban con una pequeña horda de fans que animaron y corearon a la banda desde las primeras filas durante todo el concierto, aunque no fueron los únicos, ya que terminaron contagiando al resto de asistentes.

En cuanto al estilo que practicaban podríamos decir que se mueven dentro del hard rock y el heavy metal más puro. Nos deleitaron con temas de su disco debut «Camino», el cual le interpretaron casi en su totalidad. No obstante, nos regalaron una versión del «Another Brick In The Wall» de Pink Floyd muy bien ejecutada y que a un servidor le trae muy buenos recuerdos y fue un placer escucharla de manos de Natribu.

Contaban con vocalista femenina al frente, Chapi, con una tesitura de voz muy adecuada para el estilo que practican, con agresividad y potencia. Una delicia. En cuanto al resto de componentes, destacar la pegada del batería, Alejandro, que a mí personalmente, me pareció brutal. Los guitarras Salvador y Jorge y el bajista Aridani, estuvieron correctos. Lo único que achacaría es lo estática que se mostro la banda, ya que hicieron muy pocas interacciones, ni entre ellos, ni con el público. El bajista animaba en ocasiones pero como ya digo, vi al grupo un tanto frio en las tablas. Demostraron con creces ser muy buenos músicos pero, en mi opinión, no terminaron de conectar debido a lo anteriormente mencionado

 

Era el turno de la siguiente banda, Overloud. Con esta ya van tres veces que veo a estos gigantes del hard rock nacional y es que cada concierto que presencio, más me enganchan y es que desde la primera vez que los vi, hasta ahora, han ido cogiendo tablas, mejorando sus shows progresivamente.
Esta es la segunda vez que giraban con The Poodles por la península y en esta ocasión venían de hacer Sold Out la noche anterior en Pamplona, por lo que se ve que están enganchando al público con el aliciente de ver a «los caniches«. Son citas marcadas en el calendario para cualquier amante del hard rock.

Empezaron el show con una intro y acto seguido con los dos primeros temas que abren su disco «Past has gone…today is done», los fenomenales «Hell is gettin’ closer» y «Please dont touch me», demostrando al respetable de que iba todo esto: Hard Rock puro y macarra sin florituras, a la vieja escuela. Solos agudos y coros bien trabajados y contagiosos.

Era un concierto especial, ya que era el último de una larga gira que les ha llevado a descargar por toda la peninsula presentando su primer disco, por lo que hicieron un gran repaso del mismo y nos regalaron tres temas de lo que será su próximo álbum que, si todo va bien, verá la luz durante el presente año. Los temas tenían muy buena pinta: «Homeless», «Lock’ Em» y «Swallow my love», sobretodo esta ultima, la cual me parece un tema de directo acojonante.

Se les veía contentos y cómodos encima del escenario y eso se contagia haciendo que el público se animara tema tras tema y es que estos chicos tienen muy buen feeling entre ellos que incita al buen rollo, cada uno desempeñando su papel. A pesar de que era domingo la gente terminó por volcarse con ellos a costa de mucho trabajo por parte de Ion (Cantante) que vio como las palabras que nos dedicaba entre canción y canción iban en aumento. Ion, Juan (bajista), Borja (Batería), Alex y Javi (Guitarras), seguían descargando temas como «Dont wanna let you go» y «Broken», que para mi sin duda son de lo mejorcito de este disco, y que en directo funcionan muy bien.

Ya en la recta final del concierto, nos regalaron una versión muy bien interpretada de Motorhead, «Born To Raise Hell» que levanto a toda la sala. Llegando al final del concierto, me pregunte si habría alguna sorpresa para dar más espectáculo, para que esta vez no fuera menos que las anteriores, y así fue. En medio de un solo de guitarra, Ion roció los platos de la batería con gasolina y los prendió fuego. Y es que las sorpresas y el espectáculo están presentes durante todo el show de estos donostiarras. Con esto y un «muchas gracias Madrid» dában por finalizado este espectáculo vibrante de principio a fin.

 

Llegaba el turno de The Poodles. Poco después de entrar en la sala nos comentaban que el guitarrista Henrik, no había podido venir de gira, ya que al parecer estaba trabajando en la jungla. Desconocemos las razones pero bueno, supongo que a pesar de ser músicos, todos tienen una vida aparte, como todos al fin y al cabo. Más tarde nos lo comunicaría Jakob Samuel, vocalista de los suecos, pero tranquilizándonos de que volvería a incorporarse muy pronto.

Hecha esta pequeña introducción, empezamos con lo que fue un buen concierto. No fue ni mejor ni peor que las anteriores, sencillamente fue diferente. Siempre añaden alguna sorpresa para darle puntos al show y para esta ocasión, habían reclutado para acompañarles en esta gira española como sustituto de Henrik, a John Berg (Oz). Al parecer, en algunas fechas por Suecia, contaron con la ayuda de su anterior guitarrista Pontus Norgren, actualmente en Hammerfall, y habría sido una grata sorpresa ver a la formación original de nuevo junta, aunque John defendió muy bien el puesto.

A las 22:00 con puntualidad, salieron arrancando motores uno a uno: Kicken, John, Pontus y finalmente Jakob, presentando el primer tema del nuevo disco «Misery Loves Company» seguido sin descanso por uno de los hits que han hecho grande a esta banda, «Metal Will Stand All».
Tras un breve descanso para saludar a Madrid, continuaron descargando temas como «Cuts Like A Knife» y el nuevo single del último disco «Shut Up», que al parecer está funcionando muy bien según pudimos ver. Llegados a este punto, he de decir, que me fije en la pegada del batería y a juzgar por otras veces, algo estaba fallando. Y efectivamente, tenía la muñeca escayolada, pero aun así, debió pensar que no era motivo suficiente para dejar de tocar. Quizá, bajó la intensidad de los golpes acomodándolos a su situación, pero el concierto no se vio mermado en absoluto. La verdad que es de agradecer la dedicación y la entrega de estos músicos que dan la cara por su trabajo y por los fans olvidando los problemas.Después de esto, volvieron a hacer otro guiño al primer disco y es que fue un gran debut. «Shadows» fue la elegida. Siguieron con la eurovisiva «Line Of Fire», donde el bajista, acompaño con su voz a la de Jakob.

Después de esto vino una parte tranquila. Nos regalaron un tema en acústico «I Rule The Night», y después con una balada en eléctrico que puso a la sala con los pelos de punta «Crying». Con la sala venida arriba, nos deleitaron con una instrumental sin mucho que destacar pero cierto es que el concierto se planteaba largo y debían de dar descanso a Jakob, que aprovecho para cambiar su atuendo. La recta final iba a estar cargada de lo mejor de cada disco. «Caroline», «King & Fools», «Like No Tomorrow» y «Seven Seas», con las que terminamos de volcarnos con ellos pidiendo mas y mas y no es para menos. Estaban metidos en el show completamente, dando lo mejor de cada uno y eso se nota. Mostraron una gran complicidad entre todos durante todo el concierto, incluso con John Berg, haciendo que pareciera miembro oficial de la banda. Después de este apogeo, se marcharon para volver entre vítores, y es que sabíamos que no podían irse sin tocar antes dos de los temas que nunca pueden faltar en un concierto de The Poodles. Volvieron con los bises esperados: «Echoes From The Past» y la otra canción eurovisiva, (y es que por si aun alguien no lo sabía, se presentaron dos veces para eurovisión, las cuales quedaron finalistas en Suecia pero ninguna llegó a buen puerto), y «Night Of Passion». Con esto llegaron al final y yo por mi parte me di por satisfecho. Quizá faltó algún tema que apetece escuchar en directo, pero eso ya son peticiones de cada uno y es que en cada concierto siempre pasara igual, nunca llueve a gusto de todos.

Una gran noche sin duda con la que nos fuimos satisfechos y con un buen sabor de boca. Y con un descubrimiento nuevo como son Natribu. De Overloud que decir que no haya dicho ya. Si pasan por tu ciudad, no pases la oportunidad de verles. Sus directos son muy buenos y los temas te engancharan desde el primer minuto. The Poodles como siempre geniales. A pesar de la baja del guitarrista y del contratiempo de Kicken, supieron sacar un conciertazo adelante.

Con este show poníamos la guinda a un fin de semana plagado de conciertos de primer nivel como la grabación del DVD de Ankhara, Mercenary, Crisix y por ultimo The Poodles y Overloud.

Texto y fotos: David Garbajosa

Share.

About Author

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies