KING KOBRA: Crónica e imágenes (Madrid)

0

Os dejamos las crónicas e imágenes del paso de KING KOBRA junto a Sunset y Tequila Sunrise por Madrid del pasado 7 de Junio…

 

+ TEQUILA SUNRISE + SUNSËT
07 de Junio de 2016 – Sala Penelope – Madrid

 

KING KOBRA: La cruda realidad

Cuando un vocalista con cierta reputación y curriculum personal, sale en las redes sociales a pedir disculpas por las dos actuaciones en España, nos podemos hacer una idea de cómo ha ido el asunto. Poco tiempo para preparar este concierto, con apenas tres ensayos, y sin haber tenido tiempo de memorizar las letras, no podía tener un buen resultado. Este hecho, poco habitual en el show business musical, es lo que Paul Shortino (Rough Cutt, Quiet Riot, King Kobra, Javier Vargas, también participó en el mítico álbum benéfico ‘Hear n’ Aids’), manifestó días después de actuar en nuestro país.

Nos llamó la atención, que para ser un martes laborable en la capital, en los aledaños había una importante afluencia de seguidores, algunos venidos desde otras provincias. Abrían los madrileños Sunsët, que venían con su homónimo y reciente Mini Cd (para mí un Ep siempre fue en formato vinilo) bajo el brazo. Como desgraciadamente suele ocurrir cuando un grupo novel está actuando, hay una parte del público que prefiere estar fuera tomando algo, antes que descubrir a las nuevas generaciones. Otra parte están disculpados al ser un día de diario, tener que desplazarse desde el trabajo, y comenzar a una hora temprana. Comenzaron con “Break Out”, y “Keep On The Fight”, en un estilo dentro del Hard Rock Melódico en el que se mueven, inspirado en las bandas americanas de los ochenta, aunque todavía con un margen de mejora importante, que les darán las tablas y la carretera (Su vocalista Héctor Santiago comentó que era el cuarto concierto que daban). Versionaron a Bon Jovi, con “You Give Love A Bad Name”, y a Whistesnake con “Here I Go Again“, un tema muy exigente que no quedó muy allá, aunque pusieron todo el entusiasmo y ganas, con una buena puesta en escena, pero quizás afectados por la presión del momento. “Useless Matters”, “Why Did We Change”, y “Cougar Eyes” completaron su actuación, anunciando su firma con el sello danés Lions Pride Music, para el lanzamiento de su primer larga duración.

Turno ahora para unos viejos conocidos como Tequila Sunrise, la banda capitaneada por el guitarrista de Ankhara, Cecilio Sánchez Robles, y el ex vocalista de los desaparecidos Steel Horse, Jorge Cortés, músicos muy curtidos y que tienen muy claro de qué va esto. A estas alturas, nadie amante de los sonidos del Rock Melódico, tiene excusa de no haberlos visto en la capital, puesto que ya han actuado unas cuantas veces, y nosotros repetíamos después de haberlo hecho en la extinta We Rock.

Con un Mini Cd bajo el brazo como “Nasty Habits”, comenzaron con el corte que abre el disco “Face the Truth”, siguiendo con “Day By Day”, y “My Way (Or The Highway)”, sonando muy compactos, y como una verdadera banda, aunque a los temas todavía les falte un poco de comercialidad para el estilo que practican, o a lo mejor es que a nosotros no se nos quedan.

Continuaron con “Comin’ Home”, “Too Late”, y “Stay On The Wildside”, mientas la sala se iba poblando con los últimos rezagados, y sin bajar ni un ápice de intensidad ni de concentración, Jorge manifestó el inmenso placer que era actuar en un cartel junto a King Kobra.

La parte final fue muy bien recibida, con una magnífica “Fallen Angel”, el rápido “There Are No Heroes”, y la pegadiza “Nasty Habits”, de estribillo reiterativo, en la mejor tradición de unos Danger Danger, que nos dejó un gran sabor de boca, y nos deja a la espera de un disco completo, que están grabando ahora mismo, y que nos presentarán después del verano.

Y llegaba el momento esperado por muchos de nosotros. La última vez que vimos a King Kobra en la mítica sala Canciller (Aún guardo mi entrada) hace nada más y nada menos que treinta años, con Mark Torien (Ratt, Bulletboys, Love/Hate) como vocalista.  Venían sin Mark (ahora Marcie después de su cambio de sexo), pero con un magnífico frontman como Paul Shortino (Rough Cutt, Quiet Riot), al que vimos con Javier Vargas en la gira de su magnífico trabajo junto a Bogert y Appice, aunque en esta ocasión con un rendimiento que no tenía nada que ver.

Tras una pequeña intro, arrancaban con “Ready Strike”, que aunque unos tonos por debajo del original, no sonaba mal, y no presagiaba lo caótico que resultaría el show. Vinieron después “Tears Down the Walls”, “Knock ‘Em Dead”, “Shadow Rider” y “Live Forever”, con un Paul Shortino voluntarioso, un Appice con su clase habitual a los parches, un sonriente aunque muy estático David Michael Phillips a la guitarra, y un joven y disciplinado Jordan Ziff, que sustituía al miembro original que faltaba, el guitarrista Mick Sweda.

Lo del bajista Johnny Rod merece un capítulo aparte, porque estaba al doble de revoluciones que el resto de músicos, moviéndose de un lado a otro sin parar, subiéndose encima de la tarima de la batería, poniendo muecas divertidas, y golpeando las cuatro cuerdas del bajo de todas las formas posibles, mostrándose bastante sobreactuado. Tuvo su momento de lucimiento con solo de bajo que venía a continuación, introduciendo un pequeño fragmento de “Wild Child” de Wasp, de aquel maravilloso álbum ‘The Last Comand‘ en el que curiosamente todavía no militaba el propio Rod, aunque la cantó, y al público le animó bastante.

Una canción que nos encantaba en su época como “The Hunger”, más propia de los bises, vendría después, junto a otra breve versión del “Heaven and Hell” de Black Sabbath, cantada a capella por Paul, y enlazándola con “Monster and Heroes” que también tenía que ver con el añorado Ronnie James Dio.

Otro de sus grandes hits como “Iron Eagles (Never Say Die)”, del que podíamos ver su video clip en los ochenta, cuando en la televisión pública el Rock no era tabú, quedó carente de glamur, al cantar Paul una parte de espaldas para tirar de chuleta con la letra, como hizo en algunos momentos más de la noche.

Con “Running Wild” llegó el solo de batería de Appice, que desde luego no ha sido el mejor que hemos visto durante su carrera. Y para la parte final, como sus grandes éxitos ya habían caído, tiraron de la última época salvo con “Raise Your Hands To Rock”, con temas que no tenían la suficiente fuerza para terminar en lo más alto, como “Turn Up The Times”, “Midnight Woman”, y “Have a Good Time”.

Resumiendo, un show con muchas carencias, falto de ritmo, de ensayo, con un set list bastante discutible, donde quedó ignorado totalmente su tercer disco, quedando fuera canciones enormes como “Overnight Sensations” o “Mean Street Machine” entre otras, y donde las altas expectativas que se habían puesto en él, no llegaron a cumplirse.

Texto y Fotos: José Luis Martín

Share.

About Author

Leave A Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies