Crónica y fotos de Dirkschneider + Anvil + Palace (Madrid)

0

Ya podéis leer las crónicas del pasado 5 de abril del paso de DIRKSCHNEIDER + ANVIL + PALACE por la sala La Riviera de  Madrid…


+ ANVIL + PALACE
5 de abril de 2016 – Sala La Riviera – Madrid

 

Clásicos imperecederos…

Con el nombre artístico del apellido del vocalista alemán Dirkschneider, nos visitaba una vez más el menudo, pero enorme musicalmente hablando Udo; en una gira en la que de forma íntegra y por última vez, interpretaría muchos de los grandes clásicos de los indispensables Accept, que nos han acompañado desde hace cuarenta años.

Normalmente, en un cartel de varios grupos, suelen abrir boca los más jóvenes, y con menos trayectoria musical, y así fue de nuevo, aunque en este caso los alemanes Palace son una curtida formación de Heavy Metal que lleva dando leña desde 1990. Formados de las cenizas de Saints Anger a comienzos de los ochenta, por el guitarrista y cantante Harald “HP” Piller, y el baterista Harald Reiter, tuvieron apenas media hora para dar cuenta de grandes temas como la inicial “Rot in Hell” o “Iron Horde”, ambas de su último trabajo ‘The 7 Th Steel‘. El largo “Between Heaven & Hell”, permitió a su guitarrista Jason Mathias un pequeño lucimiento, siendo HP el que llevaba el peso mayor de la banda, buscando con sus gestos la respuesta del público. “Dark Prophecies”, la potente “The Healer” con un bajo tomando protagonismo en su inicio, y la machacona “Machine Evolution”, pusieron fin a una corta, pero intensa actuación. Una lástima que el temprano horario (19:00 horas), no permitiera a la gran mayoría del público, disfrutar de las excelencias de una banda clásica, con estribillos pegadizos, y poderosas bases sonoras.

La sala empezaba a poblarse cuando salieron los legendarios canadienses Anvil, una banda que siempre ha estado en el underground del Metal, aunque tuvo sus minutos de gloria, cuando se estrenó el documental ‘Anvil! The Story of Anvil’. Nos encontramos en la Riviera con dos enormes telones negros a ambos lados, que cerraban las partes laterales, adecuándolo para entradas de menor aforo, como la de esta noche. Era la primera vez que íbamos a ver en nuestro país su nueva formación, después de la salida del bajista Glenn Five en 2014, con Chris Robertson en su puesto, muy bien acoplado a los impenitentes Steve “Lips” Kudlow, a la guitarra y voces, y Robb Reiner a la batería.

La instrumental “March Of The Crabs”, daba el pistoletazo de salida, siguiendo con la poderosa y demoníaca “666”, ambas de su segundo álbum ‘Metal On Metal’. Algunas cosas no han cambiado en una formación que lleva batallando desde hace casi cuarenta años (empezaron en 1978 como Lips), como son las muecas y la sonrisa de Lips, que se mostró muy comunicativo con sus seguidores, animando a participar a todos con su música, y sus gestos. Su primigenia etapa seguía presente cuando acometieron “Oooh Baby”, de aquella òpera prima llamada ‘Hard ‘n’ Heavy’. “Badass Rock ‘N’ Roll”, nos trasladaba a su época más actual, para volver inmediatamente al pasado con “Winged Assassins” donde presentaron al nuevo bajista, y “Free As The Wind”, dos cortes de su disco “Forged In Fire”, dedicado este último al desaparecido Lemmy Kilmister.

Turno después para “Daggers and Run”, single de su nuevo disco ‘Anvil is Anvil’, que no es de lo más llamativo de este trabajo; para volver a tirar de clásicos pretéritos con “Mothra”, donde el momento estelar se producía con la aparición del cuarto miembro de la banda, el consolador con en el que Lips puntea su guitarra desde tiempos muy lejanos. Una fantástica e instrumental “Swing Thing”, con esa maravillosa introducción y esa lograda mezcla de Jazz y Metal, dentro de un álbum bastante flojo como ‘Juggernaut of Justice’, permitió observar la destreza de Reiner con las baquetas.

Para el final nos tenían reservados dos grandes pelotazos como “Die For a Lie”, dedicadas a las víctimas del terrorismo, y su tema franquicia “Metal on Metal”, canción que todo heavy debe conocer de los canadienses, y que sirve para ser coreado y hacer piña con todos sus seguidores. Entrañables, previsibles, irreverentes y divertidos, así son Anvil, y así están a punto de cumplir casi cuatro décadas. Los odias o los amas!

Y llegaba el plato fuerte de la noche, tras una pequeña espera para el cambio de backline, y la intro de Louis Prima “Just a Gigolo”, en la versión de David Lee Roth que nos encanta. El show de grandes éxitos de Accept, ahora bautizado como Dirkschneider , estaba listo para rodar. Comenzaron con “Starlight”, con un Udo vistiendo su ropa militar característica, y muy bien flanqueado por sus guitarristas Andrey Smirnov, y el finlandés Kasperi Heikkinen, su inseparable Fitty Wienhold al bajo, y su hijo Sven a la batería. La misma formación que vino el año pasado a la sala Caracol.

En conciertos como los de este tipo, no hay lugar para los temas de relleno, o de transición, y “Living for Tonight”, daba paso a otros, como el trepidante “Flash Rockin’ Man”, el coreado “London Leatherboy”, o el rotundo “Midnight Mover”. El estado de forma de Udo a nivel vocal, con sesenta y cuatro años recién cumplidos es encomiable, y defiende grandes temas de Heavy Metal, con mucha consistencia, aunque utilice algunos efectos de sonido en momentos puntuales.

Aunque sobre el escenario planeaba la sombra del añorado Wolf Hoffman (su huella ha sido muy grande), tanto Andrey como Kasperi, son dos guitarras muy solventes, y cuando se juntaban con Fitty y Udo, para tocar juntos y posando, nos retrotraían a épocas pasadas. El repertorio fue una auténtica delicia, aunque siempre hay algún pejiguero que dirá que faltaba este, u otro tema. “Breaker”, “Head Over Heels”, o “Neon Nights”, nos supieron a gloria, con esas bases consistentes, ritmos marciales y mucho headbanging entre los seguidores. Y qué decir de “Princess of the Dawn”, que levantó grandes ovaciones, pasando después a un tema más pausado, aunque no menos rotundo como “Winterdreams”, para volver de nuevo a la carga con el incendiario “Restless and Wild”, el irreverente “Son of A Bitch”, y el pegadizo “Up To The Limit”.

El ambiente estaba muy caldeado, y a un tema muy trallero como “Wrong Is Right”, del fantástico álbum ‘Metal Heart”, se sucedía uno más festivo como “Midnight Highway”, y otro más melódico como “Screaming for a Love Bite” con movimientos coreografiados, por parte de los cuatro músicos. No se olvidaron de un disco como ‘Russian Roulette”, que aunque está un peldaño por debajo de sus grandes obras, tiene temas muy dignos, como dos de los cortes elegidos hacia el final, el machacón “Monsterman”, y “TV War”. Se despidieron momentáneamente con un magnífico “Losers and winners”, para tomar un pequeño repiro.

La vuelta para los bises, fue con un poker de canciones de ensueño para cualquier metalhead que se precie. Empezando con la beethoveniana “Metal Heads” y sus imprescindibles coros, la contagiosa “I’m A Rebel”, la emblemática y acelerada “Fast As A Shark” con la intro coreada por todos, la inmensa “Balls To The Wall”, y la casi rockanrolera “Burning” como un espléndido fin de fiesta.

Luces y el “My Way” de Frank Sinatra, nos despertaban de este bello sueño de dos horas de duración, con un set list glorioso, un público entregadísimo, y unos músicos pletóricos, que nos hicieron disfrutar de auténticos himnos, que forman parte de la banda sonora de nuestras vidas. Larga vida al legado de Accept!!!

Texto y fotos: José Luis Martín.
Foto Anvil: RTVE

Nota: Pedimos disculpas por no poder ofreceros imágenes propias de la actuación de Palace y Anvil. Mil disculpas.

Share.

About Author

Leave A Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies