Crónica e imágenes del ATALAYA ROCK con FIREWIND, LOB, LIV SIN, GUADAÑA y 77

0

14 de octubre de 2017
Pabellón municipal – Pozal de Gallinas – Valladolid
(FIREWIND – LORDS OF BLACK – LIV SIN – GUADAÑA – SEVENTY SEVEN)

Con unas temperaturas excepcionales (raro para tratarse de mediados de octubre y por la zona donde nos encontrábamos), un cartel que, si al comienzo era tremendo, al final fue la bomba y muchas ganas de Metal, comenzamos la XIII edición del carismático, familiar y querido, ATALAYA ROCK. FIREWIND era la banda Headliner, pero no por eso destacaron entre sus compañeros de cartel. LORDS OF BLACK lo bordó. GUADAÑA realizó un show potentisimo. LIV SIN estuvieron más que correctos y SEVENTY SEVEN fueron la guinda con su R’n’R setentero. Como decía al comienzo, el cartel en sí era atractivo, pero el alarde de cada una de las bandas, hicieron que se convirtiera en un cartel sobresaliente.

Rigurosamente como se había anunciado, a las 20:30 exactamente, salía a escena GUADAÑA. Los andaluces realizaron un show perfecto, lleno de fuerza y con calidad a raudales. Me sorprendieron. La manera de presentar su Metal, lírico y potente en la garganta de Glory y gutural en la de Salva, sumado a las excelentes incorporaciones de Juanma Patron a las guitarras y Neal Martin al bajo, hicieron junto a Pablo Casas a la batería que, rápidamente tuvieran mi máxima atención. No había visto a GUADAÑA en directo todavía con la nueva formación, pero os aseguro que su puesta en escena y calidad, es sobresaliente. Un cambio a mejor sin duda.

GUADAÑA se apoya mucho en sampler, blast beats, teclados y bases rítmicas pregrabadas, cosa que tiene sus diferentes puntos de vista. Personalmente, prefiero esto a dejar huérfanas partes de los tremas. Al utilizar esos samplers, los temas cogen un grosor espectacular y su directo gana enteros.

Dentro de sus 45 minutos de show, dejaron temas como “Ser Uno Mismo”, que abrió el show, “Yo soy la Ley”, demoledora, con una potencia brutal, “Dios del trueno”, “La suerte”, “El Bosque”, un temazo de los buenos, donde Pablo Casas tocó parte del tema de pie en su batería.

“Némesis”, “Nuestra Revolución”, “Como Hermanos” y el veloz y metalizado “Karma”, dejaron clara la calidad de una banda que lo dio todo en las tablas del ATALAYA ROCK.

Tras la aplastante descarga de Guadaña, era el turno de los suecos LIV SIN, liderados por la atractiva y demoledora vocalista, Liv Jagrell, quien realizó un show soberbio con una rabia y fuerza demoledora. En ciertos momentos me recordó a Alisa, de Arch Enemy por su fuerza y presencia y liderazgo encima del escenario.

Cierto es que el sonido no fue de los mejores de la velada. Aún así, la banda consiguió reunir a un gran número de seguidores para disfrutar de los temas de la banda. “Godless Utopia”, “Let Me Out” y “Outrage”, versión de Sister Sin, fueron las primeras en caer. Como decía anteriormente, con buen sonido, pero nada que te hiciera decir; “Joder, como suenan”.

“Black Souls”, con algunas palabras en castellano de Liv para presentar el tema, “I’m Your Sin” y “King Of The Damned”, todas ellas de su disco “Follow Me”, continuaron con el correcto show de los suecos, que se lo estaban pasando muy bien entre ellos encima del escenario.

“Immortal Sin”, versión de Halford, “Killing Ourselves To Live”, y “Follow Me”, esta última muy coreada por el personal, dejaron paso a “Fight Song” y “The Fall”, para cerrar su actuación con la potente, “Fight Song” y recibiendo los aplausos de todos los presentes.

Tenía muchas ganas de ver a LOB tras su apoteósico año, girando junto a Axel Rudi Pell, shows en Asia y como no, de volver a escuchar esa garganta privilegiada de Ronnie Romero. Para haceros una comparación, es como si todos los cantantes tuvieran transistores en su garganta y él, trabajara a válvulas. Los guitarristas me entenderéis…

Lo de Ronnie Romero es algo alucinante. Por más que lo se, y por más que le veo, siempre salgo de un show suyo boquiabierto. Llevaba mucho tiempo sin verles en directo, y si de algo ha valido la pena, es sin duda haber notado la mejora en la garganta de Ronnie, a quién le vi mucho mejor vocalista si cabe, controlando absolutamente cada nota.

Tony estuvo pletórico. A pesar de que al término del show nos comentó que no se había sentido muy cómodo en el escenario, pero de puertas para fuera, fue brutal. Su control de cada nota es impresionante. Su limpieza y calidad es de maestros.

Y como no, esa bestia de nombre Andy que no deja hueco posible ni nota sin dar. Una conjunción junto a su nuevo bajista, que hicieron que el show de LOB, fuera sin duda para muchos, el mejor de la noche.

Con un recinto a reventar, la mayor entrada de la noche, dio comienzo el show de LORDS OF BLACK con “Merciless”, “Nothing Left To Fear”“Every Thing You Are Not”. Todas correlativas, sin presentación y sin que Ronnie dijera palabra alguna entre canción y canción. Vale que quieras ofrecer el mayor repertorio posible, pero alguna palabreja entre tema y tema, nunca viene mal.

“New World´s Comin”, “Smoke And Mirrors” y “The Man From Beyond”, con un sonido perfecto, dejaron paso a “The Art Of Illusions”, “Ghost Of You” y la homónima “Lords Of Black”,  coreada por todo el recinto.

Uno de los pocos momentos donde Ronnie interactuó con los presentes fue cuando a Capela, interpretó parte del “Heaven & Hell” de BLACK SABBATH. Un momento realmente penetrante por el parecido vocal entre ambos Ronnie’s…

“Shadows Of War”, sonando espectacular, fue el preámbulo del final del show de LORDS OF BLACK, que se cerró con la queridisima,“We Rock”, versión de DIO.

Podemos estar delante de la banda más en forma del panorama nacional. Una banda que ha hecho las cosas como se deben hacer y que show tras show, demuestra su calidad.

Turno ahora de “la banda estrella” de la noche. Los griegos FIREWIND, liderados por un enorme Gus G., quienes ofrecieron un concierto lleno de fuerza y de mucha calidad, a pesar de Henning Basse… quien puso la nota desfavorable como digo, sorprendentemente para mi, llegando a Pozal  muy cascado vocalmente hablando, llegando a escapársele algún que otro “gallo” durante su actuación y llegando a los altos muy forzado.

Pero da igual, teniendo a tu lado un talento tan arrollador como Gus, lo demás no es noticia. Gus G, demostró una calidad insultante. Un sonido perfecto, una puesta en escena brutal y una personalidad abrumadora. Charlo en castellano con los presentes, presentó los temas, dejando a Henning en un segundo plano…es decir, una auténtica estrella del Rock, sin más.

“Ode to Leonidas”, con un sonido mejorable abrió el concierto, seguidas de, “We Defy”, “Few Against Many” y una estupenda, y ya con un sonido notable, “Between Heaven and Hell”, con una demostración de Gus exagerada a las seis cuerdas. No me extraña que OZZY lo eligiera como su guitarrista, ya que demostró que está a la altura de los más grandes.

“World on Fire”, “Lady of 1000 Sorrows”, con los primeros problemas vocales de Henning, y una poderosa “Back on the Throne”, continuaron el show, el cual estaba resultando excelente (quitando esas pequeñas taras en la garganta de Henning).

Wars of Ages”, “Mercenary Man”, “I Am the Anger”, “Live and Die by the Sword” y “Falling to Pieces”, fueron el resto de temas en caer, con un público entregado a los griegos, que agradecieron el apoyo al término de su buen show.

Y para cerrar el festival, la organización eligió a los catalanes SEVENTY SEVEN, pero visto lo visto, bien podrían haber tenido un puesto privilegiado en el cartel.

Su Rock n’ Roll es puro, retro, setentero 100%, con ese deje a los AC/DC de la etapa Bon Scott, dando cera para aburrir y con una presencia encima y debajo del escenario, espectacular.

SEVENTY SEVEN, con un desparpajo y una clase encima del escenario como si fueran de verdad los años 70′, tanto musicalmente, como por puesta en escena y vestimenta, me hicieron “flipar” con su valentía musical y perfecta sincronizan encima y debajo del escenario.

Y digo debajo por que su guitarrista solista , L.G. Valeta, saltó, primero a los bafles del foso, después al foso, para terminar saltándose la vaya de seguridad del foso de fotógrafos, y recorrer todo el pabellón con su guitarra, haciéndose un solo de más de 5 minutos atronador entre el personal del recinto. Realmente alucinante.

Un broche final perfecto con una banda perfecta, para un festival perfecto.

Mucho trabajo detrás de un festival como este, mucha ilusión, y muchas horas dedicadas, nunca me cansaré de decirlo. Si a todo eso le añadimos la familiaridad del evento (si no había allí más de 100 niños con sus padres disfrutando de los columpios exteriores, no había ninguno), los precios asequibilisimos de la barra, y el buen sonido con el que contó el festival, volvemos a poner en lo más altos de los festivales “underground” a este ATALAYA ROCK, que un año más, lo ha vuelto a conseguir. Enhorabuena compañeros…Formar un cartel excelente y llevarlo a cabo de la manera que solo vosotros sabéis hacer, honesta y, por y para el público, no es que se lleve mucho en éste país. Bravo chi@s. Nos vemos en la próxima edición.

Texto: Miguel Egun
Fotografías: Tito Trompeta
Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies