Crónica e imágenes de EMBERS OF PRIDE en Madrid (8/12/2019)

0

embers of pride logo

Sala Rock Palace (Madrid), 8 de diciembre de 2019

Embers of Pride es de esos grupos que buscan romper la norma establecida, y no sólo con ese sonido que mezcla cosas de varios estilos para lograr un sonido muy definido, lo hacen también a la hora de organizar conciertos. Al igual que hicieran en su momento Fran Zafra, Sebas Arroyo y Chus Ortiz en su anterior proyecto, Under Proud, el segundo concierto en la, aún, breve historia de Embers of Pride no podía ser otro que una matinal, un concierto programado a las 13.00 horas, más que apropiado para que acudan familias completas a disfrutar de una buena descarga de metal en directo.

Y desde luego la llamada fue efectiva, aparte de que la sala rozó el lleno, hubo una oleada más que considerable de chavalería (y me refiero a chavales en el sentido más estricto, había bastantes niños) dispuestos a disfrutar junto a sus padres del concierto de la formación madrileña, y este hecho lo disfrutaron bastante sobre el escenario los músicos, lo pudimos comprobar con bastantes gestos de los músicos mientras miraban a los niños que copaban las dos primeras filas frente al escenario.

Hablando de lo estrictamente musical, pudimos ver de nuevo una descarga espectacular, con ese sonido tan definido que ya mostraron en el III Zombie War Fest, comenzando con Fire, siguiendo con The Story y llegando al primer single de la banda, My Sunken Man, arrancando tras cada tema una sonora ovación por parte del público allí reunido.

Como decía, un público numeroso teniendo en cuenta lo poco habitual que resulta un concierto a la hora a la que se había planificado este, pero sin duda un público dispuesto a disfrutar de cortes como Buried o un tema que me gustó bastante, The Rose.

Wide Open es una demostración de fuerza por parte de Embers of Pride, una verdadera animalada que, sobre todo su cantante, Álvaro Cobo, es capaz de imprimirle una garra descomunal, teniendo así una pegada más que considerable. Una canción que con la aportación de Fer G. Torrecilla coge aún más potencia de la que ya tenía, mostrando que la segunda guitarra ha sido un completo acierto.

Llegó el momento de rescatar recuerdos del pasado, con una canción realmente maravillosa de Under Proud y que le dedicaron a la pareja de Sebas, tocando Sorry, una de esas canciones que una vez que escuchas terminas añadiéndola a alguna lista de reproducción para escuchar con cierta regularidad, y que resolvieron a las mil maravillas, rescatando ese sonido que hacían antaño pero con ese toque diferente que aportó Álvaro con su voz.

Encarando ya la recta final la banda deleitó al público con canciones espectaculares como Sad, Neverending o una que para mí ya es imprescindible, To See Them Fall, cerrando con una magistral White Noise que puso el broche de oro a un concierto soberbio por parte de los músicos.

Un horario poco habitual para un concierto sin duda alguna, pero algo que creo que debería ir siendo habitual en nuestro país, ya no solo por el hecho de que esto podría conseguir atraer a un público cada vez más joven, sino porque incluso para el público en general puede ser un ejercicio interesante salir de un concierto a la hora de comer y disponer de la tarde, en lugar de salir a medianoche y tener que correr a coger transportes públicos para aquéllos que no acudan en su vehículo particular. En definitiva, una propuesta muy interesante en cuanto al horario y un vendaval sobre el escenario; Embers of Pride tienen calidad y material más que de sobra para dar un puñetazo en la mesa y poder escalar lo que les pongan por delante, y en vista de este show, yo diría que lo están haciendo.

Texto y fotos: Joseph Draven

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies