CD: SNAKEYES – “Ultimate Sin”

0

«Ultimate Sin», el debut de SNAKEYES, habla por si solo, con la bandera del HEAVY METAL como estandarte y un sonido de infarto…

 

Artista: SNAKEYES
Álbum: Ultimate Sin
Fecha: 19 de Marzo de 2015
Sello: Rock CD
Nota: 9/10

Las comparaciones son odiosas. Eso dicen sabios del lugar, pero a veces, es necesario nombrar a ciertos iconos del Rock & Metal mundial, para explicar a que suena una banda, y personalmente creo, que no es una comparación de mal gusto, sino un halago que, bandas de alto voltaje, recuerden a formaciones actuales. No que un tema sea igual a otro o parecido, NO!!!…Quiero decir que te recuerde un sentimiento, una época, que te lleve a otro lugar donde sabes que ya has estado y hace tiempo que deseabas volver, pero que no encontrabas el camino (en este caso la música). Eso es lo que nos transmite SNAKEYES con éste debut discográfico al que han denominado «Ultimate Sin» y eso se sabe así porque sí, es algo que llega directamente a la persona adecuada cuanto lo pinche en su reproductor.

SNAKEYES es HEAVY METAL…Punto!!! Si, con dejes a ese Metal que solo unos pocos pudieron aguantar y defender a finales de los 80 y en la década de los 90. Suena viejo, pero fresco a la vez. Suena duro, pero con mucha melodía. Suena, a puro Heavy Metal, con esas influencias que marcaron a millones de personas de bandas absolutamente metalicas como Judas Priest, Saxon, Accept, o algun guiño a Iron Maiden, mezcladas con los riffs Thrashers más asesinos de Annihilator u Overkill que, acompañadas de las majestuosas tesituras vocales de su vocalista, el rumano Cosmin Aionita, hacen de éste debut discográfico, uno de los discos más Heavys, en el sentido brutal de la palabra, que se han realizado dentro de nuestras fronteras.

«Demon in your mind» es una clara confesión de lo que se nos viene encima. Es un tema que mezcla la rabia de un «Painkiller» durante varias partes su recorrido, sobre todo a su comienzo y final, con la melodía de un solo a lo Kai Hansen en su mejor momento, con un estribillo tumbador, guitarras sobradamente Heavys y un Cosmin Aionita a la voz que te deja con la boca abierta por tal abrumadora potencia vocal y sobre todo por sus altas notas, las cuales recuerdan sin duda al gran Halford en su época más dorada. Increible Cosmin. Una delicia de corte y una elección magistral para el comienzo de este sobresaliente disco, que continua con «Denie». Aquí encontramos si cabe, más metal. Un corte más pesado en composición, más lineal, al más puro Heavy Old School, con pre-estribillo enganchador para terminar en unos coros de estribillo lleno de melodía y fuerza mezclada a la perfección.

La ametralladora SNAKEYES continua con «Shadow Warriors», volviendo a dejar claro en un corte directo que la banda suena como suena, cruda, directa y como diría mi buen amigo Víctor de Andrés, «metalicamente de puta madre«. Con «Black And White» sigue la línea de guitarras muy marcadas de bases contundentes y baterías serias junto a un Cosmin, que también nos demuestra que sabe cantar, y mu bien, sin necesidad de subir notas a las estrellas, que por otro lado se le da de miedo.

Brutal…es el comienzo, recorrido y final de «Blood of the Damned». Un tema de cojones, de esos que patean culos por su mando, dominio, jurisdicción y potestad que certifica la banda con un Heavy demoledor y con una calidad que asombrará, estoy seguro a nivel mundial. «Rise of the Triad» aparece en mitad del recorrido del álbum. Momento justo para dejarnos un tema con una base de bajo de Jose increíble en su comienzo, para volver a engancharnos de nuevo al álbum con corte metálico por los cuatro costados, con un Cosmin de nuevo más relajado en líneas generales. No será la mejor del álbum, pero guarda mucha relación con lo escuchado hasta el momento. Salvado por un gran estribillo, donde las guitarras adornadas bajo los coros, y un de nuevo, dos grandisimos solos, junto a una parte tras ellos de bajo muy sutil, le dan ese regalo al tema que le hace notable.

«Time of Dismay», suena a himno. Es sin duda una de las composiciones que más me ha gustado del álbum por su sonido y por la manera que avanza. Raza, guitarras chillonas en su preciso momento, Cosmin demostrando que es una de las voces que a partir de ahora, deberían ser reconocidas como de las mejores del panorama y de nuevo, estribillo de esos enganchantes y unas rítmicas bajo de solo de guitarra excepcionales que la hacen más fuerte aún si cabe. Un corte definitivamente escalofriantemente Heavy.

«Ultimate Sin» es el nombre del álbum, el primer adelanto y primer vídeo clip de la banda y como este ya le habéis escuchado todos, sabréis de que cojones hablo cuando digo que SNAKEYES es la banda de Heavy Metal actual del momento sin duda. Sus riffs y solos de guitarra en su momento adecuado, la rapidez del tema y las voces de Cosmin, demuestran en estado puro lo que es SNAKEYES. Perfecta elección como carta de presentación, ya que contiene un resumen total de lo que es éste lanzamiento.

Más happy Metal comienza «Down with the Devil», que nos recuerda a ese metal de Gamma Ray en su época más elaborada con Hansen a las voces, con mucha melodía vocal que, se descuelga un pelin de la tónica del disco. Eso si, sin perder la esencia del álbum, no nos confundamos, ya que es otro tema a tener en cuanta, lo que pasa que después de los trallazos que hemos escuchado en la primera mitad del álbum, ya era hora que alguno no superara al anterior. Más bien por nuestro estado de salud, el cual estaba subiendo en emoción desde que pinchara éste trabajo de SNAKEYES.

«Snake Pit», vuelve a recordarnos lo que estábamos escuchando con otro tema directo, con guitarras contundentes y pesadas, siempre adornadas por notas apreciables y agradecidas y estribillo cañón, que deja paso al último tema de este sobresaliente lanzamiento, «The Cross is a Lie». Un tema de casi 7 minutos de corte tranquilo en su comienzo con base de José al bajo al más puro estilo Harris en «The Rime of the Ancient Mariner», para pasar a la metalización total pocos minutos después, lleno de subidas y bajadas y estribillo llegón al 100% y que tras él, se acelera, para volver a caer en el minuto cuatro y dejarnos un pasaje acústico, para de seguido, y de una manera etupenda, volvan a mostrarnos la parte más Heavy de SNAKEYES, quienes han certificado un álbum de altísima calidad.

Ahora toca eso de…«En resumidas cuentas…» o tal vez….«El líneas generales…», pero esta vez no voy a cerrar la review de esa manera, ya que seria rizar el rizo a un álbum que habla por si solo, con la bandera del HEAVY METAL como estandarte. Bravo SNAKEYES.

Nota: 9/10
Review realizada por: Miguel Egun

Share.

About Author

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies