CD REVIEW: ZENOBIA – «VI»

0

Artista: Zenobia
Álbum: VI
Sello: Maldito Records
Fecha: 4 de septiembre de 2020
Nota: 8.5/10

Zenobia regresan por la puerta grande con un nuevo trabajo repleto de potencia y de temas que destilan la esencia que tanto ha caracterizado a la banda riojana, titulado “VI”.

Un álbum en el que la banda va a reafirmarse como presente y futuro del metal patrio, tras el cambio que sufrió a principios de este año, con la salida de Víctor de Andrés hacía Mägo de Oz y la incorporación de Mario Suárez y Marcos Lorente a las guitarras, es decir, volviendo también a un esquema de dos guitarras, la banda nos muestra un soplo de aire fresco que creo que resulta incuestionable y, sobre todo, una dosis de potencia fuera de toda duda.

La producción ha sido obra de Dan Díez (Tierra Santa), con la portada a cargo del artista francés Pierre-Alain D. Un álbum donde vamos a encontrar cortes realmente interesantes, algunas canciones que sin duda se convertirán en himnos de la banda, y donde la formación riojana ha jugado de forma muy interesante con los doblados de guitarras, logrando así mantener ese sonido a caballo entre el heavy metal y el power metal.

Poco vamos a tardar en comprobar esa potencia que decía antes, ya que tras la intro, ‘VI’, ‘Sin Perder la Pasión’ desata una tormenta sonora excepcional, con un trabajo exquisito sobre todo por parte de Jorge Berceo (voz), que realiza un despliegue soberbio en una canción que derrocha fuerza sobre todo en la base rítmica, compuesta por Héctor Hernáez (bajo) y Javier Herrero (batería), y donde también vamos a tener unos instantes para que el teclado, en manos de Ernesto Arranz, brille con luz propia, haciendo así una apertura realmente sublime.

‘La Danza del Diablo’ se va a coquetear más con el heavy metal que en el caso anterior, donde teníamos un tema de power sin complejos. Aún así, el corte sigue teniendo esa esencia Zenobia que caracteriza a la música de la banda, el trabajo vocal sigue siendo una verdadera maravilla, pero el punto álgido de este tema llega en el primer estribillo, una explosión sonora que me ha parecido una verdadera maravilla, con unos coros muy bien trabajados. Las líneas de guitarra del tema también son más que interesantes.

‘El Último Bastión’ es uno de los temas que mejor exprime lo que la banda puede ofrecer, jugando con los ritmos y con los dobles bombos de una forma soberbia que se potencia con un juego de teclado muy bien trabajado. Las guitarras son agresivas, lo que le aporta un plus a la sección musical de este corte y que se convierte en el colchón ideal para una nueva demostración de talento vocal por parte de Jorge Berceo, quien realiza un trabajo prácticamente inmejorable en esta canción.

‘Tu Amistad’ comienza con un muy buen juego de teclado mientras la base rítmica y las guitarras comienzan a dotar de fuerza al tema, que termina de explotar con la entrada de la voz en un corte en el que lo que más me ha gustado ha sido la batería, jugando a las mil maravillas de nuevo con los dobles bombos y dotando de una potencia incuestionable un estribillo que suena a las mil maravillas. De Zenobia se esperaba un muy buen disco, esto es algo que no se puede negar, pero incluso así a estas alturas del disco sólo puedo decir que estoy gratamente sorprendido con el trabajo que han registrado los riojanos.

‘No Me Dejes Caer’ es el primer tema que baja algo las revoluciones en ese sonido plagado de potencia que hemos ido viendo en los cortes anteriores, para dotar de una atmósfera diferente, pero sin que ello haga caer la calidad del sonido que suena por los altavoces. Un sonido de lo más interesante con una entonación mucho más melódica en la voz, jugando casi con los elementos que debe tener una buena balada y muy bien llevado a su terreno para lograr una canción que, si bien es cierto que rompe con el sonido de todo lo anterior, sigue siendo una canción más que interesante y que no afecta para nada a la inmensa calidad que está mostrando atesorar este “VI”.

‘Buscando una Luz’ retoma la senda del sonido potente, en este caso además con una base rítmica que le otorga la mayor parte de la potencia a este corte, combinando con un sonido de teclado más melódico durante los primeros instantes, la entrada de la voz termina de lanzar la canción, que juega a las mil maravillas con la percusión y con esa faceta más agresiva de la voz, mostrando una madurez fuera de toda duda y que esta formación, además de haberse consolidado, está dispuesta a regalar grandes canciones, algunas que van directas a ser himnos de la formación, y este corte puede ser un buen ejemplo.

Y si de agresividad y potencia se trata, llegamos a la masterclass por parte de los riojanos de cómo hacer un corte que suene agresivo y potente, un tema titulado ‘Sigo Rugiendo’, donde toda la sección instrumental contribuye a dotar de potencia y de ese sonido contundente, cogiendo el punto extra de agresividad en una línea vocal realmente sublime, y teniendo unos estribillos excelentes. Un trabajo realmente sensacional y, para mí, una de las mejores canciones del álbum sin duda alguna.

‘Jamás’ es otra clase maestra de cómo manejarse en diferentes sonidos sin perder la esencia que caracteriza la música de una banda. Con mayor presencia de teclados (quizá el tema donde más teclados hay del disco) y con un estribillo pegadizo y exquisito, la banda deja un tema que se acerca más al heavy metal pero sin perder su sello particular, logrando un resultado que nuevamente se tiene que calificar de sublime, porque esta canción es una verdadera montaña rusa de sonidos con un resultado prácticamente inmejorable, me voy a atrever a decir no sólo que es, seguramente, el mejor corte del álbum, sino que es uno de los mejores de la trayectoria de Zenobia, y creo que esto son palabras mayores.

Seguimos el paseo por este “VI” con ‘El Laberinto’, un corte que arranca con un in crescendo que desemboca en un sonido de teclado protagonista durante los primeros instantes con una base rítmica que sin hacer un despliegue de potencia tan descomunal como hemos visto en temas anteriores sigue sonando con fuerza, con unas guitarras algo más ligeras que en lo visto hasta ahora, pero que de nuevo vuelve a tener un estribillo espectacular en un corte interesante, con un juego de sonidos algo diferente a todo lo visto hasta ahora, pero que nuevamente logra mantener la calidad del trabajo en su conjunto y dejar una canción con un toque sorprendente e interesante.

Encaramos la recta final del álbum con ‘Mi Mundo por Volver’, un tema que desde el inicio deja claro que es la balada del disco, arrancando con un sonido que tiene cierto aire melancólico. El toque que aporta el violín a esta canción es algo incuestionable, un tema que, durante una buena parte de este, maneja sólo el citado instrumento, teclado y voz, con un Jorge Berceo mostrando tener una cantidad de recursos y registros que muestran que es un cantante realmente soberbio. La entrada del solo de guitarra termina de dar esa atmósfera particular a esta balada, dejando un muy buen trabajo por parte de la banda riojana, mostrando que este es uno de sus puntos fuertes sin duda alguna.

Cierra el álbum ‘El Príncipe de la Oscuridad’, un tema que arranca los primeros segundos con guitarra limpia y teclado, dando paso a la vorágine sonora en la que se convierte este tema, cerrando el disco con un tema potente, directo, de power metal en estado puro, y donde Zenobia muestra saber usar perfectamente los recursos de los que dispone, logrando así un sonido muy potente y con una calidad fuera de toda duda, y donde nuevamente vamos a ver un trabajo vocal soberbio, colocando así el broche de oro a un disco realmente sorprendente, y no porque no se esperase un gran trabajo por parte de la banda riojana, sino porque han superado de sobra las expectativas que había con este trabajo.

En definitiva, nos encontramos con un disco realmente espectacular, un trabajo excelente por parte de Zenobia que les debe confirmar, si es que no lo estaban ya, como presente y futuro de nuestro metal. Un trabajo donde la banda muestra una madurez y una solidez fuera de toda duda y que incluso a gente que espere un buen trabajo de los riojanos sorprenderá, de eso no me cabe duda. Un disco que se merece una buena oportunidad, pero que seguramente ya en la primera escucha entre muy bien por los oídos con algunos estribillos que vamos a encontrar, que son una verdadera maravilla.

Joseph Draven

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies