CD REVIEW: THERAGON – «Where The Stories Begin»

0

Artista: Theragon
Álbum: Where The Stories Begin
Sello: Art Gates Records
Fecha: 18 de diciembre de 2020
Nota: 7.5/10

THERAGON es una banda que tiene una trayectoria corta aún en el panorama nacional. Formados en Valencia en el año 2018, la banda la componen Ferran Quiles a la voz, Alejandro Ibáñez a la guitarra, Enrique García al bajo, Héctor Palanca al teclado y Joan Andreu Quiles a la batería, y desde el principio dejan clara que una de sus principales influencias es, sin duda alguna, Avantasia. Algunas otras bandas que la propia formación cita como influencias son Gloryhammer o Twilight Force.

El disco arranca con una intro orquestal bajo el título ‘The Prophecy’, que da paso a ‘Theragon’, un corte donde la formación arranca con un teclado intenso al que se une una percusión que rápidamente nos deja clara la potencia que va a desatar. La entrada de las guitarras nos lleva a ese Power Metal que, de entrada, no he podido evitar acordarme de uno de los mayores pesos pesados del género, Rhapsody. Un juego interesante de guitarras con teclado que da paso a una voz que sorprende, porque, aunque se maneja en registros agudos no es quizá ese registro tan agudo al que en general se está acostumbrado en este género, algo que ciertamente se agradece ya que le da un punto diferente a la propuesta de la formación. Interesante inicio del álbum, en un corte que, quitando esos instantes iniciales, no ha dejado de recordarme a algunas canciones de Avantasia, y creo que esto habla bastante bien del trabajo de la formación.

Sigue el disco con ‘Blazeborn’, un corte que arranca con unos coros interesantes y donde ya sí vamos a tener esos agudos de puro alarido, con un solo de guitarra tremendo además, quizá en estos primeros compases el único pero que he encontrado es que ha habido algún instante donde el bajo se pierde por completo, pero salvo este detalle una canción sumamente potente, con guitarras muy bien trabajadas y una línea vocal bastante interesante, que mantiene la línea de la propuesta con la que arrancaron el disco en cuanto a sonido, y sobre todo con unos coros excelentes en los estribillos.

‘The Eternal War’, un tema que haciendo honor a su título comienza con una percusión y una orquestación digna de una escena de guerra en el cine, por momentos con un sonido inspirado en Sabaton, y por momentos recordándome algo más a alguna canción de Hammerfall, o esa es la sensación que me ha dado. Un tema que baja algo el ritmo respecto a los cortes anteriores pero que sigue sonando bastante interesante y donde se sigue percibiendo un trabajo muy concienzudo por parte de la formación valenciana, que logran dejar registrado un corte que me ha parecido realmente interesante y de los mejores del disco.

‘Fire Blood’ tiene un título que, sin remediarlo, me ha hecho pensar en Juego de Tronos, aunque sólo fuese por el título. La historia desde luego es interesante y el aspecto musical también es bastante interesante, siguiendo la línea de lo propuesto hasta ahora, pero introduciendo algunos giros en el sonido que le dan un toque diferente al tema, evitando así que pueda caer en lo repetitivo, el juego que realizan con el teclado y las guitarras limpias es un punto muy a su favor desde luego.

Seguimos con ‘As The Wind’, un tema que por momentos va a jugar con unos teclados que tienen mucho de rock clásico, pero sin renunciar en ningún momento a esa esencia que la formación viene mostrando durante todo el álbum, y que desemboca en, sin sombra de duda, uno de los mejores estribillos de todo el disco, un estribillo que me ha parecido una verdadera maravilla a nivel musical, y que logra que este tema se cuele directamente entre los mejores del disco, unos segundos que son una verdadera delicia musical.

Con ‘Am I’ vamos a encontrarnos un corte que no renuncia a esos toques del rock más clásico sobre todo en los teclados, y que en el comienzo casi tiene un aire de balada, pero que la entrada de las guitarras devuelve esa seña de identidad que la banda viene mostrando a lo largo de este disco, con una línea de percusión interesante y un buen trabajo vocal, siendo el tema donde menos agudos vamos a poder escuchar sin que ello desmerezca en absoluto el resultado logrado por la formación, el corte más melódico de todo el álbum y con un resultado muy bueno.

‘Drunk Dwarf Inn’ arranca con un tono fiestero y desde luego el tema no defrauda en ese sentido, ya que todo el aspecto musical invita a una buena fiesta regada con litros y litros de ese licor dorado y espumoso que suele acompañarlas. Un tema potente, con unas guitarras de las más cañeras que tiene el disco (y el disco en sí es bastante cañero) y una línea vocal muy bien trabajada, con un estribillo que invita a dar saltos por la sala. Un tema que aporta ese aire fresco, interesante, diferente y que no desentona en absoluto con el resto del álbum, sin duda un gran trabajo por parte de los valencianos.

Llegamos al corte más largo del álbum, ‘Talisman of Tears’, con casi 11 minutos de duración. El tema arranca con guitarras limpias y voz, haciendo una suerte de acústico durante los primeros minutos que rompe bastante con el sonido visto hasta ahora, renunciando a toda esa potencia que otorgan la percusión y las guitarras eléctricas, pero compensando con un magnífico trabajo vocal. Pero evidentemente esto no iba a ser así durante los casi 11 minutos del corte, llegados al segundo minuto la banda retoma toda la furia de su sonido, con unas guitarras contundentes, una base rítmica agresiva y unos teclados interesantes que le aportan ese equilibrio tan necesario como difícil de lograr. La voz hace un trabajo digno de destacar para lograr una gran canción. Rozando la mitad de la canción la banda realiza un nuevo giro musical, esta vez manteniendo la distorsión de las guitarras, jugando con la voz, el teclado y la percusión para darle al pasaje lo que pide, un cierto toque épico que sigue manteniendo esa montaña rusa en la que THERAGON convierte esta canción. En la segunda parte de la canción tenemos otros dos giros instrumentales de lo más interesante, sin duda la canción más completa del álbum, y no sólo por la duración de esta, sino porque es en la que los valencianos sacan toda la artillería pesada para demostrar de lo que realmente son capaces, y el resultado es sobresaliente, con un final cuyos coros incluso me han traído a la mente un fragmento del tema ‘The Seven Angels’ de Avantasia.

Cierra el disco ‘Never Gonna Give You Up’, una interesante cover del tema de Rick Astley. Un tema llevado magistralmente a su terreno y que cierra el disco de la mejor forma posible, con un corte que tiene la esencia mostrada a lo largo de este disco y que, pese a no ser original suyo, podría pasar como tal sin ningún tipo de problema.

En definitiva, la banda se presenta con una propuesta de Power Metal melódico tremendamente ambiciosa, huyendo del Power Metal más clásico y potente, aunque tomando de este género todo aquello que potencia su sonido, y acercándose así a proyectos más titánicos como Avantasia. Un álbum debut interesante que muestra esa ambición y que también muestra que la banda tiene razones para ser tan ambiciosa, alguna cosilla que mejorar (en algunos pasajes quizá el teclado cobraba excesivo protagonismo, por citar algún ejemplo), pero en general un muy buen trabajo por parte de la formación valenciana, que dejan un muy buen sabor de boca con esta carta de presentación.

Joseph Draven

 

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies