CD REVIEW: THE DARK ELEMENT – “Songs The Night Sings”

0

Artista: The Dark Element
Álbum: Songs the Night Sings
Sello: Frontiers Music
Fecha: 8 de noviembre de 2019
Nota: 9/10

La unión de Anette Olzon (ex Nightwish) y Jani Liimatainen (ex Sonata Arctica) bajo el nombre The Dark Element nos dejó un disco debut maravilloso, repleto de sonidos que combinaba lo mejor de la enorme vocalista que vimos en “Dark Passion Play” eImaginaerum” (Nightwish) y de la capacidad creativa y con la guitarra del guitarrista finlandés.

Anette Olzon y Jani Liimatainen, voz y guitarra respectivamente, regresan, acompañados por Jonas Kuhlberg al bajo y Rolf Pilve en la batería con un disco espectacular llamado “Songs the Night Sings”, un disco repleto de ritmos pegadizos y que por momentos me trae a la mente los mejores años de Sonata Arctica.

El álbum arranca con “Not Your Monster”, el tema que fue el single de adelanto. Una canción potente, directa, con una orquesta maravillosa y mostrando esa visión de power metal sinfónico que Jani Liimatainen tiene en su mente. Anette Olzon se muestra a un nivel superlativo haciendo un trabajo vocal realmente exquisito. Todo ello apoyado en una base rítmica contundente, donde me ha gustado particularmente la línea de bajo que tiene, para lograr así empezar por todo lo alto el disco, con gancho, con fuerza, con potencia y con ritmos y estribillos pegadizos.

Songs the Night Sings” es la siguiente canción y es una canción que engancha de una forma descomunal, tiene un estribillo que roza la perfección, logrando un sonido espectacular, una vorágine de sonidos soberbia que desemboca en ese estribillo tan maravilloso, por momentos uno puede cerrar los ojos y puede llegar a pasar como una canción de la etapa de Nightwish con Anette Olzon. Un trabajo soberbio, muy bien hilvanado para lograr dejar registrada una canción que no sólo es de las mejores del disco, sino que será una imprescindible a la hora de hablar de la banda y que, tras escuchar estas dos primeras, casi me habría gustado aún más como single que la que eligieron, pero realmente ambas canciones me han parecido excelentes.

Sigue el álbum con “When It All Cames Down”, un corte que maneja los ritmos de una forma sublime y que tiene un gran aporte de la sección orquestal, logrando así un sonido que se desmarca de los dos temas anteriores, bajando un poco la potencia en favor de tener mayor pegada, con un inpass antes de encarar el último estribillo sublime, que logra realizar ese juego sonoro espectacular que eleva este tema enteros, otra obra maestra por parte de los músicos que forman este proyecto, que tras tres temas parece que queda claro que con este álbum se han propuesto dejar claro que quieren ser protagonistas de la escena a nivel mundial.

Silence Between the Words” es una canción que marca un ritmo pegadizo con una melodía exquisita, un trabajo soberbio por parte de todos los músicos que le dan el colchón perfecto a Anette Olzon para lucir sus mejores galas vocales, jugando con la entonación de una forma maravillosa, en unos tonos que se manejan en los agudos de la cantante, pero que logran un estribillo maravilloso, pegadizo, soberbio.

Seguimos con “Pills on My Pillow”, un tema que comienza con fuerza en base a una guitarra potente y un teclado que le da un buen empujón al corte, la entrada de la voz nos deja una melodía digna de los mejores oídos, manejando a las mil maravillas la entonación. También vamos a poder apreciar voz masculina entonando alguna de las frases y unos coros en los estribillos que siguen dando ese toque pegadizo a cada uno de los estribillos de este álbum, tarea que no es nada fácil de lograr pero que Jani Liimatainen y Anette Olzon han logrado a la perfección en este álbum hasta el momento.

Llegamos al ecuador del álbum con “To Whatever End”, un tema que comienza con un violín haciendo verdaderas maravillas, una melodía que destila belleza a raudales, para dar paso a la voz, que da una atmósfera de belleza y cierto toque melancólico con el teclado y el violín, todo esto durante el primer minuto. Tras este minuto entra la batería y guitarras limpias para seguir manteniendo esa atmósfera en un tema que es, como decía antes, una verdadera belleza musical, algo que se mantiene incluso cuando entran las guitarras distorsionadas. Quizá este estribillo no es tan pegadizo como los anteriores pero esta canción tampoco lo precisa, el resultado que han logrado es prácticamente perfecto.

The Pallbearer Walks Alone” comienza con potencia, con una guitarra agresiva que da paso a una percusión arrolladora que maneja a la perfección el juego de los bombos para dar la dosis justa de fuerza, logrando así un tema muy potente. Nuevamente tenemos un trabajo impecable de voz, que le da la parte melódica al tema para lograr un equilibrio tan excelente como frágil, en el estribillo hay un cambio un tanto abrupto en el sonido (incluida la voz, que baja algo el tono), pero que resulta interesante para no perder de vista lo que suena por los altavoces.

Una canción muy pegadiza y con mucha calidad es “Get out of My Head”, ya comienza con un ritmo pegadizo que va incrementando a medida que va arrancando el tema, con una guitarra contundente. Se remata con el juego de percusión que vamos a ver con la entrada de la voz, que le da ese extra de calidad a la canción que vamos viendo a lo largo de todo el disco, pero en general la melodía es lo que le da ese toque pegadizo que tiene su explosión en un estribillo soberbio, que realza ese trabajo y lo eleva a la máxima potencia, logrando así un resultado espectacular en una de las canciones que más me han gustado de un disco que, en general, me ha parecido una verdadera maravilla.

“If I Had a Heart” es otra canción de esas que destilan belleza en cada segundo de duración, con un estribillo magnífico donde volvemos a ver las mejores galas de Anette Olzon y con unas melodías realmente exquisitas, logran una canción con cierto toque íntimo, envolvente y que invita a cerrar los ojos y dejarse llevar por la música, una obra maestra por parte del guitarrista finlandés y la cantante sueca que nos dejan un regalo digno de admiración en forma de canción, una canción bella y realmente maravillosa.

Llegamos a la recta final con “You Will Learn”, una canción cuyo comienzo nos engaña de alguna manera, ya que nos hace pensar en un tema que va a jugar de nuevo con una atmósfera similar al corte anterior, pero en el que la entrada de la voz nos deja claro que no es así, que van a volver a uno de esos temas que despliegan un éxtasis de fuerza en el estribillo, pegadizo y con mucho gancho, logrando una vez más un gran resultado, con un juego de percusión que de nuevo brilla con luz propia.

Cierra el álbum “I Have to Go”, canción que comienza con una percusión que coquetea casi con el blues y donde tenemos un despliegue vocal en tonos graves por parte de Anette Olzon que nos vuelve a dejar clara la versatilidad que tiene la cantante. El teclado que vamos a poder disfrutar en esta canción es sencillamente espectacular, los solos de guitarra están muy bien trabajados para mantener esa estética que por momentos es más un blues que una canción de metal sinfónico, lo que habla mucho y muy bien del trabajo realizado por parte de los componentes de The Dark Element. Pasada la mitad de la canción tenemos una especie de in crescendo en el sonido (el arreglo orquestal es simplemente espectacular) que dota a la canción de una belleza indiscutible, siendo una forma inmejorable de cerrar un álbum magistral.

En definitiva, un disco sublime por parte de The Dark Element, una confirmación de lo que ya pudimos apreciar en su disco debut, y es que la unión de Anette Olzon y Jani Liimatainen nos va a dejar grandes canciones. Este “Songs the Night Sings” es una recopilación de once canciones sublimes, con una calidad descomunal y unos sonidos con reminiscencias de sus principales influencias, que no son otras que Nightwish y Sonata Arctica, por el paso de ambos músicos por estas bandas. Un disco que no hay que perder para nada de vista, que debería confirmarles como una banda que puede entrar en grandes carteles y, por qué no soñar con una gira, al menos europea, de este fascinante proyecto.

Joseph Draven

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies