CD REVIEW: REEPER – «Get Your Ecstasy»

0

Artista: Reeper
Álbum: Get Your Ecstasy
Sello: Autoproducido
Fecha: 28 de mayo de 2020
Nota: 7,5/10

La cantidad de músicos de talento que tenemos en España es abrumadora, más de lo que nos llegamos a imaginar, y creo que esta es una de las principales causas de que bastantes de estos músicos al final acaben pasando inadvertidos o, al menos, no logren toda la atención mediática que su música demuestra merecer. Creo que uno de estos casos es el de Elías Andrada, guitarrista argentino que lleva algo más de 15 años viviendo en Girona y que ha dado a conocer su ópera prima, “Get Your Ecstasy”, bajo el nombre de Reeper.

Este proyecto cuenta con la colaboración de músicos como Dagarod a la voz y David Palau como guitarrista, y también en las labores de producción. El álbum ha sido grabado en los estudios Divertimento, que también pertenecen a David Palau. Una propuesta musical que resulta ser un verdadero viaje para el oyente. Partiendo de una propuesta con un heavy metal de corte clásico, coqueteando en ocasiones con el hard rock, vamos a tener diferentes toques y matices que convierten este álbum en una obra rica e interesante, debo reconocer que mucho más de lo que esperaba.

Y es que vamos a notar estos toques exóticos desde el primer corte, ‘Egypt’, donde tenemos ese marcado carácter de hard rock de la vieja escuela, con un sonido denso, potente, bien definido y con mucha pegada, pero con ese toque de las melodías que le dan ese punto exótico que hace honor al título de la canción, en una clara muestra de ambición por parte del guitarrista argentino.

Seguimos con ‘Shelter in the Night’, un tema que de nuevo tiene ese marcado acento de hard rock clásico, pero esta vez sin toques exóticos de ningún tipo, es hard rock de la vieja escuela puro y duro,c on un trabajo vocal más que interesante y unas guitarras que de nuevo vuelven a destapar un virtuosismo digno de tener en cuenta por parte del guitarrista argentino. Un tema directo y sin contemplaciones.

‘Don’t Look Away’ es el primer corte que pasa a coquetear descaradamente con el heavy metal de la vieja escuela, con un inicio que por momentos puede recordar sin ningún tipo de problema a algún tema de Metallica. Acelerando un poco el ritmo de la percusión y empleando algo más los agudos que en los dos cortes anteriores en el caso de la voz, con unas guitarras que siguen siendo una explosión de fuerza descomunal, tenemos un tema que suena como un auténtico cañón, un gran trabajo compositivo por parte del músico afincado en Girona que nos deja claro que no le teme a nada.

Seguimos con ‘Disappear’, un tema que arranca con un juego de percusión y guitarra interesante, intercalando algunos silencios y que desata tras esto una verdadera tormenta sonora en la que vemos una vuelta clara a los sonidos más hard rockeros. La voz vuelve a realizar un trabajo titánico para lograr un resultado soberbio en uno de los cortes que más me han convencido del disco, un tema que me parece muy completo y con una buena cantidad de recursos como para considerarlo uno de los mejores del álbum sin duda alguna.

Llegamos al ecuador del disco con ‘Under My Skin’, un tema que ya con el título nos puede hacer sospechar que nos encontramos ante una balada, algo que los primeros acordes terminan de confirmar, pero una balada con una calidad tan descomunal que podría estar firmada por los mismísimos Scorpions casi sin problema. Una gran combinación de sonidos con un trabajo excepcional por parte de la voz para dar vida a una canción realmente maravillosa, con un gusto exquisito y que destaca por esa combinación sonora que tanto nos puede recordar a la banda citada anteriormente, algo que no es nada fácil de lograr, y menos en un disco debut.

Encaramos la segunda parte del álbum con ‘Saturday Night’, una canción que puede ser en la que más se funden los toques de hard rock y heavy metal, ya que en las guitarras y en la base rítmica vamos a tener ese toque inconfundible del hard rock más clásico, pero con una línea vocal aguda y repleta de fuerza, con algunos agudos más propios de los grandes cortes de heavy metal de los ochenta. Una fusión de sonidos interesante y que deja otra canción realmente elaborada e interesante.

El siguiente corte en la lista es ‘Wicked Soul’, un tema que se pasa al heavy metal con todo el descaro del mundo, arrancando de una forma muy directa, con una base rítmica potente y unas guitarras espectaculares, que sirven de colchón para un despliegue vocal realmente interesante aunque prácticamente sin escuchar un solo agudo en todo el corte, lo que le da ese plus al huir un poco de lo clásico y otorgarle un toque diferente y muy bien trabajado.

Seguimos con ‘Final Destination’, un tema que dura poco más de dos minutos y medio y que sigue con esos toques de hard rock de la vieja escuela, un corte breve pero directo y contundente, mostrando ese abanico de sonidos que nos vienen maravillando a lo largo del disco, aunque en este caso con un cambio de ritmo y un uso muy bien encajado de los agudos en las voces para dejar registrado un trabajo sensacional.

‘No Mercy In Me’ es otra canción corta con la que no he podido evitar pensar en Motörhead, con un comienzo arrollador y una entrada vocal que, aunque lo he intentado, no he podido dejar de pensar en el ‘Ace of Spades’. Ojo, no digo que sea una copia ni nada por el estilo, ya que aunque es cierto que evoca la mítica canción de la banda de Lemmy Kilmister, tiene una personalidad muy diferente y un trabajo vocal y compositivo destacable, con uno de los mejores solos del disco con diferencia.

Cierra el disco ‘I Lost My Time’, una canción con medios tiempos, usando guitarras acústicas y que una vez más nos trae reminiscencias de bandas como Scorpions. Un gran cierre para un disco que me ha parecido realmente sorprendente, sobre todo porque en él podemos descubrir a un muy buen compositor y un guitarrista excelente, y por eso inicié esta reseña hablando de esos músicos que a veces pasan desapercibidos cuando tienen calidad para dar mucho qué hablar.

En definitiva, un debut muy interesante del proyecto de Elias Andrada, con una buena influencia de sonidos clásicos y algunos temas que, irremediablemente, nos traen a algunas de las mejores bandas del hard rock y el heavy metal más clásico a la mente, algo que habla mucho y, creo, bastante bien del trabajo realizado por el guitarrista argentino. Un gran debut que pone un listón alto, pero que la calidad demostrada por el músico deja claro que podrá batir sin problemas en futuros proyectos de Reeper.

Joseph Draven

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies