CD REVIEW: LEO JIMENEZ – “Mesías”

0


Artista: Leo Jiménez
Álbum: Mesías
Sello: Maldito Records
Fecha: 22 de marzo de 2019
Nota: 9/10

No vamos a empezar esta crítica haciendo la presentación de rigor, porque el nombre de Leo Jiménez poca presentación necesita. Cantante de sobras conocido en el panorama metalero de nuestro país, por su paso por Saratoga, por formar parte de una banda tan excepcional como Stravaganzza y por mil cosas más, Leo Jiménez es uno de esos artistas que salen de los primeros cuando a alguien le preguntan por cantantes consagrados del heavy metal español.

Con esta más que dilatada trayectoria, el cantante vuelve a la carga con un nuevo LP en su carrera en solitario, titulado “Mesias”. Desde 2012 que puso punto y final a su aventura con 037 (más tarde llamados de otra manera), Leo ha editado 3 discos antes de este “Mesias” (“Animal Solitario” en 2013, “20 Años Tras el Apocalipsis” en 2015 y “La Factoría del Contraste” en 2016).

«Mesias» es un disco donde nos vamos a encontrar una línea continuista respecto a su anterior trabajo, “La Factoría del Contraste”, pero con un punto extra que hace que, pese a seguir esa línea, no deje de tener ese soplo de aire fresco que ha caracterizado los discos en solitario del cantante. Un álbum que destila calidad a raudales y que nos muestra que no todo es hacer unos agudos imposibles para la mayoría de los mortales, que también una buena melodía y un buen juego de tonalidades son parte indispensable no sólo en las habilidades de un cantante, también a la hora de componer, y siempre es de agradecer ver a Leo salir de ese punto fuerte y conocido que tiene (esos agudos que decía) y explorar y explotar al máximo su voz, porque logra resultados realmente excepcionales.´

Por supuesto también es muy destacable el trabajo de los músicos que acompañan al vocalista en esta aventura en solitario, así nos vamos a encontrar con un trabajo espectacular de los guitarristas (Antonio Pino y Rufo J. Cantero), un bajo poderoso (a cargo de Edu Fernández) y unas baterías sublimes (y no podía ser de otra forma teniendo en cuenta que quien se encarga de la percusión del álbum es el incombustible Carlos Expósito).

Se abre el disco con “Ballena Negra”, una canción donde han contado con la colaboración de Diva Satánica. Un corte que comienza con fuerza con el doble bombo y con un sonido de guitarra cañero y contundente, con un juego en los ritmos nada más empezar de lo más interesante, y un contraste entre la voz limpia de Leo Jiménez y los guturales de Diva Satánica que suman enteros para lograr que el corte sea una carta de presentación inmejorable para este álbum. Complejo y completo, con esas variaciones en el ritmo que comentaba y sobre todo con Leo haciendo gala de su enorme capacidad vocal.

Sigue el disco con “Cuántas Veces”, una canción que se inicia con unas guitarras que van guiándonos a la explosión vocal de Leo, en una canción donde se va a manejar en un registro que por momentos nos recuerda a los tiempos en los que formaba parte de Saratoga. Una canción con un aura oscura y con una letra interesante, unida a un ritmo fácil de seguir pero con un trabajo espectacular de batería y unas guitarras potentes logran una canción sumamente interesante de escuchar y que además requiere prestarle mucha atención, ya que tiene algunas variaciones que, si no se escucha con esa atención, hará que perdamos algún que otro detalle.

Con “Quererme Así” nos vamos a encontrar con el primer corte que va a usar guitarras limpias, pero el punto fuerte de esta canción es la letra, con un claro mensaje en contra de un tema (por desgracia) tan de actualidad como la violencia de género. Un tema pegadizo con un estribillo muy bien trabajado que da como resultado una canción que roza la perfección, con el plus de ese mensaje tan claro y contundente que transmite el cantante, que se acaba convirtiendo en una de las mejores canciones del álbum.

“Un Mundo Loco” se va a esos ritmos más cercanos al Power Metal, con una batería explosiva, un ritmo acelerado, unas guitarras contundentes y con unos solos maravillosos y un bajo con mucha fuerza sirven de colchón para que nos podamos deleitar con el descomunal trabajo vocal que realiza Leo en este corte, un cañón de canción que tiene su parte melódica en las voces, logrando un contraste muy interesante.

Seguimos con “La Era de la Individualidad”, una canción que comienza con unas guitarras pesadas pero con mucha fuerza, siendo la tónica que van a seguir a lo largo de la canción. Una percusión interesante que lleva el sello inconfundible del gran Carlos Expósito y donde de nuevo, Leo nos va a deleitar con lo que mejor sabe hacer, jugando más en los agudos y subiendo en los estribillos, mostrando quizá alguno de los tonos más altos que hemos escuchado hasta ahora. El cambio de ritmo que tiene el estribillo está muy marcado por la batería y le da ese toque de fuerza extra a una canción que, por sí sola, tiene fuerza para regalar.

“La Ira”, tiene como curiosidad que es un homenaje del cantante a Metallica, sonando como sonaban los Metallica de antaño, aquéllos que maravillaron al mundo del Trash Metal, Speed Metal o como cada cual lo quiera llamar, porque trascendieron más allá y maravillaron al Metal en general. Una canción que, como decía, suena mucho a esos Metallica, con Leo por momentos pareciendo James Hetfield en acción, pero si me quedo con una línea instrumental en este corte es la de bajo, porque me ha recordado bastante a las magistrales líneas que hacía un maestro como Cliff Burton, lo que hace que este homenaje sea una verdadera maravilla.

El siguiente corte, “Piensa en Ti”, es una balada compuesta originalmente por la banda Sacramento, y a los que Leo les rinde su particular homenaje haciendo esta cover. Una canción que no necesita un párrafo extenso para ser descrita, ya que es una balada en su máximo esplendor, con un resultado impecable y que, más que ponernos a decir que las líneas vocales son excepcionales y que la parte instrumental destila belleza por doquier, creo que es más recomendable darle unas cuantas escuchas y dejarse envolver por el sonido que han logrado registrar.

Mesias”, el tema que da título al disco, cuenta con la colaboración de Mr. Korpa (Fuckdivision), y sin duda es la canción que más recuerda a los discos previos de Leo Jiménez. Fuerza, potencia, una línea vocal interesante y sobre todo unas guitarras arrolladoras se unen para dar forma a una canción que, como digo, es el que más suena a Leo Jiiménez de todo el álbum, el que tiene un sonido más fácilmente reconocible como obra del cantante. La combinación de voces limpias de Leo con los guturales de Mr. Korpa le da ese toque que lo convierte en una gran canción.

El siguiente corte, que seguramente sea el más bestia de todo el álbum, se titula “Dos Tazas” y cuenta con Tony Mero Mero (Vita Imana) a los guturales. Para mi gusto este es el corte donde más se ha explotado esa combinación de Leo y guturales (en este caso además con un vocalista que ya me sorprendió mucho con el último disco de Vita Imana), ya que Leo se va a los tonos más altos que ha empleado en todo el disco, logrando un combo vocal que cuadra a las mil maravillas con una canción que, en lo musical, aprovecha la potencia que aporta el omnipresente doble bombo de Carlos Expósito para desatar un auténtico huracán sonoro, y lograr así un resultado con potencia, garra, y una canción que me ha encantado.

Hay además tres bonus tracks en el disco, la primera de ellas es “Quererme Así”, que en el disco es el corte número tres pero que ha grabado también con la colaboración de Gema Hernández a la voz, logrando así aportar aún más belleza a una canción espectacular, que con el combo de voces logra llegar al nivel de obra maestra. La segunda es “Aún Sigo Aquí”, una versión del “Still Alive” de Nocturnal Rites, un corte interesante y al que le aporta ese punto (no sólo las voces) para darle su toque personal, logrando una muy buena versión. Y cierra el álbum “Con los Ojos Bien Abiertos”, versión del tema “With Eyes Wide Open” de In Flames, que resulta ser un homenaje muy destacable a la banda sueca.

En definitiva, como decía al principio, poco se puede decir que no se haya dicho a estas alturas de Leo Jiménez, siempre que lanza algo genera expectativas muy altas, pero en este caso decir simplemente que las han cumplido es quedarse corto. Tanto Leo como el resto de la banda que le acompaña han conseguido registrar un disco soberbio, repleto de calidad, con unos giros más que interesantes y sobre todo, cuidado hasta el más mínimo detalle, lo que arroja un resultado espectacular. No vamos a decir que Leo Jiménez ha vuelto porque nunca se ha ido, pero sí podemos decir que ha ascendido un peldaño más en ese particular olimpo de artistas consagrados de nuestro metal, pero si algo deja claro este “Mesias” es que lo hace siendo plenamente consciente de ello, y que el hecho de generar esas expectativas tan altas parecen motivarle más aún para ofrecer material como este, y si siempre que las expectativas suban se va a superar logrando obras de este calibre, que le suban cada vez más las expectativas.

Joseph Draven

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies