CD REVIEW: JORGE SALÁN – «Tempus»

0

Artista: Jorge Salán
Álbum: Tempus
Sello: A New Label
Fecha: 13 de noviembre de 2020
Nota: 10/10

Hablar de Jorge Salán es hablar de elegancia, de unos solos magistrales, de unas composiciones cargadas de melodías excepcionales. Hablar de este guitarrista es hablar de, sin duda, uno de los mejores músicos de rock de nuestro país, y con cada disco que edita lo demuestra con creces.

Poca presentación necesita a estas alturas de su carrera el guitarrista madrileño. Tras un par de discos de corte más próximo al blues bajo Jorge Salán & The Majestic Jaywalkers, el giro para volver al rock tenía que ser con un auténtico bombazo, y no se puede negar que con este “Tempus” lo ha conseguido y con creces.

Un disco que se hace corto, demasiado quizá, ya que la primera vez que lo escuché, cuando acabó, miré el reloj porque se me había pasado en un suspiro. Un disco donde Jorge Salán se ha rodeado de grandes músicos como Kutxi Romero (Marea), Enrique Villarreal “El Drogas” (Barricada), Edu Brenes (Skunk DF) o Pedro Andreu (Hérores del Silencio), por citar algunos.

Tras 20 años de carrera, este nuevo disco de estudio demuestra, una vez más, la inmensa madurez que ha alcanzado este genio de la música, mostrando una capacidad para crear atmósferas únicas, canciones realmente espectaculares y coros totalmente adictivos.

El disco arranca con ‘Sueño Eterno’, que empieza con una guitarra marca de la casa y que da paso a un tema de rock potente, cañero. La entrada de la voz nos trae una combinación de sonidos con una elegancia que queda fuera de toda duda y un juego de guitarras realmente sublime. La percusión realiza un trabajo titánico para ser el colchón ideal sobre el que desplegar toda la potencia sonora que esconde esta apertura, dejando ya patente desde el primer segundo que Jorge Salán vuelve a hacer un disco de rock y lo hace por todo lo alto.

Seguimos con ‘Viejos Dinosaurios’, uno de los primeros adelantos del álbum. Un tema que comienza con un sonido denso en los primeros segundos pero que desemboca en ese rock duro, potente y elegante al que nos tiene acostumbrados el madrileño. Un corte directo y con una lírica tremendamente interesante, que se corona con uno de esos estribillos sumamente pegadizos, de los que a la segunda escucha estás cantando sin darte cuenta, un tema excepcional.

‘Vida’ es un tema interesante, y lo es desde el inicio de este, arrancando de una forma algo diferente, con unos breves compases vocales que dan paso a un tema de sonidos muy melódicos, y donde se eleva la elegancia de la que hablaba antes a su máximo exponente. Una letra nuevamente interesante con un trabajo vocal realmente destacable, desembocando en un estribillo con unos coros prácticamente inmejorables, una canción que merece la pena escuchar con atención y varias veces para degustarla al máximo.

‘Es Momento de Luchar’ cuenta con la colaboración de “El Drogas”, un tema directo y contundente que tiene un estribillo con muchísima pegada. Un tema de rock en estado puro, directo y donde lo que más llama la atención es el contraste de voces que hacen ambos músicos. El estribillo es otra de esas piezas tremendamente adictivas, que la segunda vez que entran ya empiezas a cantar sin quererlo. Una canción que me ha parecido de las mejores del álbum, con ese componente tan llamativo que genera el contraste entre ambas voces, que cuando entran juntas en los estribillos forman un dueto excepcional.

‘No Despiertes’ tiene ese punto que nos muestra la grandeza de Jorge Salán al crear música, y es que durante la primera estrofa la guitarra tiene apariciones muy breves, pudiendo degustar unas líneas de bajo soberbias. La entrada de la guitarra termina de hacer despegar este corte, que tiene una vertiente completamente melódica y que está trabajado hasta el más mínimo detalle, por lo que decir que derrocha calidad en cada segundo es quedarse realmente corto, es una verdadera obra maestra.

La colaboración con Kutxi Romero se produce en el tema titulado ‘Todo Se Me Muere’, un tema profundo y excelente. Una canción que se desarrolla durante algo más de la mitad con guitarra acústica, mostrándonos otro gran contraste de voces y una lírica plagada de poesía, con una interpretación inmejorable por parte de ambos músicos. En este caso el contraste en las voces vuelve a convertirse en uno de los puntos fuertes del tema, dos voces muy diferentes entre sí pero que encajan perfectamente cuando entonan a la vez a partir del segundo estribillo. La entrada de la guitarra eléctrica, en otro solo marca de la casa, coincide con las primeras notas del bajo, y desembocando todo ello en la entrada también de la percusión, ya con guitarra eléctrica y toda la potencia que lleva demostrando Jorge Salán en este disco, cerrando con otro solo sublime.

‘Tocar el Cielo’ arrancando con una de esas guitarras totalmente reconocibles por parte de este genio de las seis cuerdas. Un tema de rock en estado puro, con un juego entre bajo y guitarra curioso en algunos momentos. El estribillo tiene mucha pegada, logrando así terminar de enganchar al oyente si es que no lo estaba ya. Otro magnífico trabajo que demuestra, no sólo la calidad y el cuidado por el detalle que se suele apreciar en las obras de este artista, sino la enorme versatilidad que tiene a la hora de crear música.

Encaramos la recta final con ‘Silencio’, donde colabora Pedro Andreu. Un corte que coquetea por momentos con el rock n’ roll prácticamente. Esa vertiente totalmente melódica que hemos comentado en algún corte anterior vuelve a salir a relucir en esta canción, teniendo de nuevo un estribillo que es una auténtica maravilla en un tema que es, de inicio a fin, una verdadera delicia para los oídos, y volviendo a dejar patente esa enorme versatilidad para crear música que comentaba en el párrafo anterior.

Cierra el álbum ‘Divinas Palabras’, una canción que de nuevo va a manejar guitarras limpias, en esta ocasión sin duetos, tan sólo una guitarra y la voz de Jorge Salán, mostrando una faceta nueva, quizá algo menos explorada, pero no por ello exenta de la inmensa calidad que se presupone y que atesora este artista. A medida que avanza el corte vamos a tener también una línea de bajo sutil y muy bien trabajada, incluyendo una demostración de un fantástico solo de guitarra acústica, sin duda el cierre ideal para un disco espectacular.

Un disco excepcional, como todo lo que toca Jorge Salán, un verdadero genio de las seis cuerdas y un magnífico compositor, que ha vuelto a demostrar por qué hay tantos artistas internacionales que requieren sus servicios, y hablamos de nombres como Jeff Scott Soto o Dee Snider por citar algunos. Tenía muchas ganas de degustar material nuevo del músico madrileño, muchísimas expectativas puestas en este “Tempus”, y, al menos para mí, las ha superado y con creces, demostrando, una vez más, que si ha alcanzado las cotas que ha alcanzado y que sigue superando a cada paso que da, no es casualidad y, por supuesto, no es sólo por ser un guitarrista excepcional, hay mucho más que hace de este artista un músico excepcional, y si aún queda alguna duda, otra escucha a este disco estoy seguro que la disipará.

Joseph Draven

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies