CD REVIEW: AQUELARRE – “Suevia”

0

Artista: AQUELARRE
Álbum: Suevia
Sello: RockCD Records
Fecha: 22 de enero de 2019
Nota: 9/10

Desde Vigo llega hasta nuestros oídos un disco que no entra sólo por este aspecto, entra y mucho por el aspecto visual (más adelante os explicaré a qué me refiero), es el tercer disco de los vigueses Aquelarre, que vuelven con un disco magnífico, repleto de matices y que muestra una madurez musical impresionante, titulado “Suevia”.

Al pie del cañón desde el año 2007, la formación se define como una banda “en esencia de Power Metal pero con matices que van mucho más allá del género, coqueteando con varios estilos”, y creo que no podía estar mejor sintetizado, ya que este “Suevia” es una prueba factible de lo que la propia banda dice. Decía antes que este es su tercer disco en el mercado, habiendo editado “Requeiescat in Pace” en el año 2014 y “Tempo” en el año 2016. De esta forma, la banda formada por Icko Viqueira a la voz, Ramón Viqueira “Nyxel” a la guitarra solista, Cristóbal Otero a la guitarra rítmica y coros, Ramón Rodríguez “Moncho” al bajo, Christian Marco a los teclados y David Castro “Wevas” a la batería y percusión, tenían previsto editar este “Suevia” el pasado verano, pero la espera ha logrado que el resultado pase de ser un muy buen disco a ser una gran obra.

Nos encontramos ante un disco cuyo hilo principal gira en torno a los mitos y leyendas de la Galicia natal del grupo, y para empezar a abrir boca nada mejor que hablar del aspecto visual del disco, sumamente cuidado y mimado. Nos encontramos con una portada a modo de vidriera de cualquier catedral, con un juego de colores sencillo pero atractivo y el título del disco en la parte inferior en una de esas fuentes tipográficas que llevan mil detalles que las convierten en atractivas. Pero no es sólo la portada lo que está cuidado (el digipack se presenta con el tamaño de una caja de DVD, por cierto), la contra también es sencilla pero elegante, con uno de los leones de la portada al lado de la lista de canciones, en la que han usado una fuente de corte medieval que también le da ese punto de elegancia. Una vez que abrimos la caja nos encontramos el CD decorado como si fuese uno de esos mándalas que tan de moda se están poniendo acompañado de un libreto que han decorado como si de un manual de alquimia se tratase, sencillo y muy elegante, simulando los detalles del lomo del libro y del broche del mismo, dotando a las páginas interiores de un color como si fuesen páginas de un libro antiguo, con la misma fuente tipográfica de la contraportada y acompañado cada canción de una ilustración que parecen grabados y que tienen que ver con el título de cada corte. En definitiva, un aspecto visual muy cuidado y que lleva un resultado que me ha parecido muy digno de destacar antes de entrar a hablar de lo estrictamente musical, porque es una razón más para tener este disco en la estantería de casa.

Entrando ya en el álbum en sí nos vamos a encontrar, como he citado en algún párrafo anterior, con un disco lleno de matices, con una base de power metal que va a ser más clara en algunos cortes, pero donde la banda se atreve a tocar un montón de palos diferentes, logrando así una riqueza musical muy a tener en cuenta. Ya de entrada vamos a tener el “Himno do Antergo Reino”, con unas gaitas haciendo la introducción del álbum, que da paso a “Galicia 19”, un corte que resulta ser una carta de presentación excepcional para este disco, con unos riffs de guitarra muy bien trabajados, logrando un sonido potente y que rápidamente engancha al oyente. La entrada de la línea vocal eleva el nivel de calidad enteros, demostrando que la formación ha trabajado a conciencia en este disco. Con un ritmo fácil de seguir y un estribillo pegadizo, donde la voz se ve acompañada de un riff de guitarra que dan un juego muy interesante. Destacable también es el valor de poner el corte más largo del disco en primer lugar, diez minutos que se transforman en una montaña rusa musical, por la cantidad de matices tanto con las líneas vocales (usando diferentes registros) como en la parte instrumental, logrando, como decía, una canción que roza la perfección.

Suevia”, el corte que da título al disco, que empieza con mucha fuerza, con una percusión muy contundente aludiendo a esas raíces más puramente power metaleras que la banda posee, pero rápidamente se corta de forma abrupta para dar unos segundos de pausa antes de retomar la potencia aunque sin una percusión tan acelerada como al inicio, pero con la misma potencia y recuperando ese ritmo frenético en determinados pasajes de la canción. Termina de coger fuerza el corte con todo el motor instrumental haciendo auténticas maravillas en un corte en el que seguimos viendo un trabajo descomunal del cantante de la banda, usando una lírica en gallego para esta ocasión, pero que sigue siendo realmente espectacular.

Seguimos con “Aunque Duela Recordar”, una canción que usa un ritmo algo más lento, con un toque más contundente sobre todo en el bajo. Las guitarras también parecen jugar con unas notas algo más graves, igual que la línea vocal, para dejar registrada una canción con un toque algo más oscuro, con cierto aire de melancolía. En su conjunto me ha parecido una verdadera exquisitez, porque nos da un nuevo matiz en el sonido de la formación, porque el trabajo musical es muy bueno, el trabajo vocal es de sobresaliente, y el resultado que han logrado al combinar todos estos elementos es una canción de esas que dan ganas de poner en bucle un rato para poder degustarla en todo su esplendor, ya que en una sola escucha es prácticamente imposible sacarle todos los matices que tiene.

Mención especial merece “Tu Gitana”, una composición original de Zeca Alonso, con música popular y que para darle este resultado la banda se ha inspirado en los arreglos de sus paisanos Luar Na Lubre. Y sin duda se nota mucho la influencia del corte de sus paisanos, ya que es un corte que tiene mucha influencia celta, manteniendo ese tono y esa atmósfera tan particular que tiene la versión de Luar Na Lubre, aunque llevada al terreno en el que juega Aquelarre con la entrada de la parte instrumental de la formación, logrando así una mezcla perfecta entre lo que en su día mostraron unos al mundo y lo que puede hacer la banda que nos ocupa en esta reseña, siendo este uno de los cortes que más me ha gustado del disco.

Aurora” es el corte que nos ocupa ahora, donde nos volvemos a esa faceta más puramente power metalera de la formación, donde vamos a poder escuchar claramente los dobles bombos de la guitarra, sin usar un ritmo frenético logran un cañonazo de canción empleando para ello muy bien sus recursos, dotando al corte de mucha potencia y con una entonación exquisita. Además de esto es destacable que, rozando el minuto tres de reproducción, tenemos un corte en seco del sonido para dar durante unos segundos un matiz diferente antes de retomar esa senda potente y cañera con un solo de guitarra espectacular.

Con “Hijo del Mar” volvemos a ver ese toque más melancólico, con la entonación más grave de todo el álbum a nivel de voz seguramente, usando sólo el teclado para crear la atmósfera y logrando un resultado muy destacable. La línea vocal evoluciona de una manera soberbia (un trabajo titánico del cantante), y el resultado es un corte maravilloso, mostrando de nuevo un matiz diferente en la música de la formación viguesa pero sin bajar un solo ápice el excelente resultado que se ha estado viendo a lo largo del disco. Una canción que, personalmente, me ha maravillado, otra de esas de escuchar varias veces para poder captar todos los matices posibles.

Seguimos con “Jakobsland (Sigríður)”, quizá uno de los cortes que más enlaza con lo que han hecho anteriormente los vigueses. Con un buen abanico de recursos vocales y un juego de guitarras excepcional, incluido los momentos oportunos para que mantengan el silencio ambos guitarritas, el resultado se convierte en otra de esas canciones que metería en un top-3 de este disco si lo tuviese que hacer. Potencia a raudales, variedad sonora, contundencia, garra y gancho, todos estos calificativos se le pueden aplicar a este corte, siendo sin duda otra de las grandes bazas de este álbum.

Encaramos la recta final con un corte titulado “Romasanta”, corte basado en la historia del también conocido como el Hombre Lobo de Esgos, iniciándose el mismo con una guitarra y el aullido de un lobo de fondo para dar paso a otro de esos cortes que nos recuerdan a los Aquelarre de siempre, pero con algo diferente, un toque más oscuro quizá. Con una lírica muy potente acompañada de un sonido cañero logran un resultado que nuevamente se gana a pulso el calificativo de espectacular, siendo otra de esas canciones que serán muy coreadas en los directos, ya que desde la primera escucha me pareció que este “Romasanta” se acabará convirtiendo en un himno para Aquelarre, y cuanto más la escucho más me reafirmo en esa idea.

Cierra este disco “Heroína”, una canción donde de nuevo vamos a ver ese abanico de recursos con el que han experimentado a lo largo del álbum en un corte con un ritmo rápido, con mucha presencia del doble bombo por momentos pero con un sonido muy cañero y que se convierte en el broche de oro para un disco espectacular.

Sin duda, podemos decir que nos encontramos ante el mejor disco de Aquelarre, pero no por aquello de que sea el último (esto se lo dejamos a las propias bandas), en este caso yo creo que nos encontramos ante el mejor disco de Aquelarre por todo lo comentado previamente. Tenemos entre manos un disco que ha sido mimado desde la primera nota hasta el último brochazo de la portada, con una evolución brutal por parte de la formación viguesa, que han demostrado que no tienen miedo a experimentar con diferentes sonidos que puedan incluir en sus composiciones, mostrando también un muy buen criterio para elegir qué elementos le sientan bien a cada corte e introduciendo los mismos con una maestría incuestionable, logrando así ese amplio abanico de recursos que he citado varias veces a lo largo de esta reseña, y elevando así de manera exponencial la calidad que, ya de por sí se presupone elevada. Un disco sumamente completo y que nos va a introducir en un viaje por los mitos y leyendas gallegos, creando una atmósfera particular para cada una de las partes, y que ha sabido aprovechar al máximo la capacidad creativa de cada uno de los miembros de Aquelarre; sin duda alguna, se merece más de un par de oportunidades antes de decir si gusta o no, pero estoy seguro que el disco, además de una muy buena acogida en prensa y entre sus fans, les reportará un buen puñado de nuevos seguidores.

Joseph Draven

Share.

About Author

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies