CD: METALLICA – “Hardwired… to Self-Destruct”

0

METALLICA devuelve en alguna parte del recorrido, ese Made In Metallica que tanto se añora, pero existe otra parte…

 



Artista: METALLICA

Álbum: “Hardwired… to Self-Destruct”
Fecha: 18 noviembre 2016
Sello: Blackened Records
Nota: 7/10

 

“Hace mucho, mucho tiempo, en un mundo muy lejano, existía una banda que lanzaba álbumes perfectos…”

No. No se trata de un cuento, ni de una leyenda, es la manera que he creído oportuna de comenzar ésta reseña…No quería dar un opinión hasta escucharlo al menos 3 o 4 veces, y después de un fin de semana entero escuchando el esperadísimo nuevo álbum de METALLICA, creo que ya estoy en conocimiento a dar mi opinión personal sobre él. No quería ni precipitarme en elogios, ni en tirar por tierra el álbum…Ocho años después de su última obra (Dead Magnetic) y con una incertidumbre entre sus fans muy alta, METALLICA regresa al mercado musical con “Hardwired… to Self-Destruct”, un álbum esperadísimo de 85 minutos de duración dividido en 12 cortes (en su edición normal) de nueva facturación, llenos de fuerza en ocasiones, los cuales devuelven un poco más a la banda a “ese mundo” en donde comenzabamos ésta reseña y, de donde nunca debieron salir.

¿La espera ha merecido la pena?…Bien, sin entrar en que actualmente, es imposible que Metallica nos sorprenda con otro “Master Of Puppets”, cierto es que la banda ha querido, y digo eso, querido, llegar a algo más que en sus últimas entregas, algo más parecido a lo que hacían antaño, endurecer un poco más el sonido que se había perdido, Como ya realizarán en Death Magnetic. Esa es la linea que han seguido, componer riffs de guitarra realmente buenos, y donde James, al menos en estudio, salvando alguna parte, realiza un trabajo notable, consiguiendo bajo mi punto de vista, en líneas generales un disco con un resultado aceptable. Si, a pesar de Lars, quien se convierte claramente en el lastre de este lanzamiento.

Hablar mal de un álbum de Metallica, es pura ignorancia. Se llame “…And Jusctis for all”, “Load”, “Reload”, o “super-re-reload”, si existiera (salvando aquella cagada de “lulu” claro). Lo más lógico ha sido siempre comparar, y dividir a Metallica en etapas. “…¿Se parece a los Load’s o a los comienzos de la banda?…¿Tira para el Black Album o han vuelto hacer música?…”…Todos somos entrenadores en la barra del bar…Pues bien, creo que Metallica, a conseguido darle una vuelta de tuerca más a su sonido, y siendo últimamente una banda menos dura que antaño, con éste álbum, al querer endurecerse más, han conseguido un nuevo sello, y a partir de ahora, creo que la música de Metallica también se medirá por parecidos a este nuevo lanzamiento y su antecesor, Death Magnetic, con el que repito, guarda mucha relación.

Lars. Si, ese señor que fue capaz de hacer lo mejor y que ahora se limita a simplemente hacerlo fácil. CUIDADO!!!, que se me entienda cuando digo “Fácil”, ya que me refiero a que muchos de los temas, quedan huérfanos de esa esencia rompedora que nos vendió en los 80 y que con más trabajo de composición, esos riff impresionantes, repito, impresionantes que algunas canciones de este disco contiene, hubieran sido auténticos cañonazos, como ocurre con cortes como “Hardwire”, o “Atlas-Rise!”, encargadas respecyivamente de abrir la obra. Dos cortes muy Metallica, donde tanto en partes lanzadas, como estribillos y melodías, recuerdan y dan esencia en muchas partes de su recorrido a lo que todos conocemos como Metallica, Aunque Lars, no acompañe más que con simples ritmos a base bombo-caja (pun-cha, pun-cha, pun-cha) muchos de ellos, los cuales piden a gritos dobles bombos y más condimentacion que, en otro momento del baterista, hubieran quedado de 10.

Temas de temática más pesada como “Now Tap We’re Dead”, con una intro sin final y que explotan en riffs muy heavy’s, secos, donde James se encuentra más a gusto con sus tonalidades, y donde aparece uno de esos estribillos demasiado empalagoso quizá, para volver a salir a la temática pausada y rotativa del corte. 

“Moth into fame” es un gran tema, en el podemos encontrar en muchas partes de su recorrido reminiscencias a sonidos anteriores, grandes riff’s, aceptables baterías de Lars, ahora si, y un James esplendido (salvando el estribillo, de melodía débil). A pesar de darnos esperanzas, es un tema demasiado largo y repetitivo bajo mi punto de vista, y es ahora también cuando te preguntas; “¿Los anteriores, a pesar de ser buenos, también lo eran…?”, con lo que la sensación hasta aquí, y lamentablemente hasta el final, será de agridulce.

“Dream no more”, de comienzo más doom, más siniestro, suena a la etapa de los “load’s” por todos lados. Un corte menos atractivo que consigue aplatanarnos un poco durante su escucha. Más o menos parecido ocurre en “Halo on Fire”, un corte de temática más relajada, un medio tiempo tranquilo, con unas voces de James, realmente mejorables en las partes lentas. Un corte que se endurece en sonido, pero queda, de nuevo, huérfano en llegada al receptor. Otro de esos temas a los que podríamos llamar “de relleno”, y que en una banda como Metallica, utilicemos ese termino, refleja muy y mucho en lineas generales el resultado de este álbum.

“Confusion” vuelve a abrir con baterías protagonistas pero en un plano no demasiado acertado, muy cansinas para mi gusto, aunque el tema se las trae, ya que por momentos, podemos ver esos vislumbres de antaño. A pesar de que al entrar la voz de  James, el tema va poco a poco siendo más repetitivo y pesado, con lo que desde hace tres temas, el disco ha pegado un bajón considerable, al que se le suma “ManUNkind”, con comienzo a base de bajo y acústica, para transformarse, otra vez con demasiados golpes de caja por parte de Lars en el comienzo, en un corte con varias partes interesantes, pero que colocaremos dentro de esa parte menos atractiva del disco. Para mi, uno de esos temas que escuchas y quedan en el olvido, tanto por lo poco que ofrece, como por la manera de cantarlo de James, muy alejada de la fuerza y rabia. Desconcertante…

“Heres Come Revange” es más contundente. Hablamos de un tema de carácter más agresivo, (a pesar de contener esas partes lentas que tan mal les salen últimamente) cargado de potente base rítmica pero, de nuevo, cayendo en alargar partes, y donde Lars, me vuelve a decepcionar. Ya van muchos temas decepcionantes cuando aparece, “I Am Savage”, un corte de recorrido liso y directo, con un James notable a las voces. Cierto es que el tema parte en dos varias veces por sus parones repentinos, pero me parece una de las composiciones más ingeniosas e interesantes de este agridulce “Hardwired… to Self-Destruct”.

Tras un pequeño subidon aparece “Murden One”, un tema dedicado a la memoria del gran Lemmy Kilmister de MÖTORHEAD, donde las influencias de la banda madre se dejan ver en un corte que sobresale por eso, por la temática que tiene, y no por lo musical, devolviendo al disco a ese estado de buen disco sin más…

Y ahora, aparece lo que para mi, es el mejor tema del álbum. “If Spit Out the Bone”, es lo más parecido a lo que todos conocemos por Metallica. Un tema rápido, con mensaje, lleno de melodía vocal, con un 10 para James y ahora si, para toda la banda. Si escucharas este tema sin voz (esta por internet, buscarlo y lo comprobaréis), es lo más parecido a algo que pudiera haber aparecido en un “…And Justic For All” por ejemplo. Sin duda, el tema que a mi más me ha llegado. Ojala el disco se hubiera movido en ésta línea.

Siendo sincero, me parece un buen disco. Comparar ahora a METALLICA con su primera etapa es una tontería, ya que esas circunstancias que se dieron en aquellos años para que bandas como Metallica realizaran los DISCAZOS que hacían, es imposible. Por otro lado, este disco refleja, bajo mi punto de vista, esa frase tan jodida que es; “Querer y no poder”. La banda ha demostrado que puede, y hay temas en el álbum muy buenos a los que defenderé siempre, como su primeros 20 minutos con “Hardwire”, “Atlas-Rise!”,o “Moth into fame” o el final del álbum con la gran  “If Spit Out the Bone”, pero un disco de tan larga duración, y con el sello METALLICA, no debería tener tanto tema relleno. Y por supuetso, no tendríamos que decir que en 85 minutos, existen 35 formidables y el resto, por ser respetuoso…¿menos atractivos?… Aún así, no olvidemos de quien hablamos, de una de las tres bandas más grandes del Heavy Metal, y te guste o no, hay que reconocer que la calidad que hay en el álbum es de resaltar, con lo que el resultado final, como digo, guste o no, nunca puede ser malo.

7/10
Miguel Egun

 

Share.

About Author

Leave A Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies